RADIO PACHETA

jueves, 22 de octubre de 2009

ESE MOMENTO Y VA DEDICADO A ANA QUE ESCRIBE Y LO SIENTES AHÍ YA SABEIS Y PARA TODOS PUES EN CADA UNO SIENTO ALGO

Porque me dice Chirinos que recuerde el primer recuerdo y ese momento son nostalgias escondidas entre las faldas de una señora llamada Emilia o entre los besos de carmín que me daba mi madre o entre las sábanas de la cama de mi padre, cuando me decía apretujándome:
¡Ay, mi padre!
Quizá sea viendo a un hermano sacar mierda del váter que luego dibujaba sobre la pared de un largo pasillo donde estuvo mi hogar.
O pudiera ser esa personita que no me recuerdo como yo que tumbada en una cama y despertando, soñaba aún y volaba por el pasillo con unos ángeles que no volví a ver ni en sueños.
-------------------------------------------------------

Podría ser cuando la señora Emilia me hablaba del arco iris en un cuento que contaba y yo dibujaba mientras con la boca abierta la miraba y miraba el arco iris que con la contraventana verde de par en par, veía a través de la ventana y quise poner las letras:
ARCO IRIS
bajo mi dibujo y mi primo Cruz guió mi mano y se hizo el dibujo también de las palabras y fue como si de verdad bajara por el tobogán de ese arco iris, en ese cuento que Emilia contaba.
-------------------------------------------------------

Podría ser la primera vez que me llevaron al colegio de la mano mi madre y mi tía, una a cada lado y me hablaban para que no supiera dónde iba.
Aquella señora que llevaba un gorro extraño en la cabeza y vestía de gris me cogió en brazos, le tiré el gorro que luego supe que era cofia y le mordí en la cara, mientras mi madre, mi tía se alejaban.
Le digo a Chirinos que el primer recuerdo son muchos recuerdos que vienen en manada y a Ana que en este momento, algunos que fueron, están enterrados y muertos y ahora son fantasmas y algunos fantasmas, no existen.

lunes, 12 de octubre de 2009

HOMENAJE A LA GUARDIA CIVIL

GRACIAS A GARCÍA FRANCES QUE TUVO ESTA IDEA.


MAROTO.

A Maroto le tocó estar de guardia y cuando salió, se fue a tomar un café, ahí enfrente donde solía, en el bar que regentaba Tasio. Y le dijo a Antonio, su compañero y amigo, cuando pidio su café: Joder, se me han olvidado las llaves del coche y la documentación en la taquilla, ahora vengo. Justo cuando abría la puerta de la taquilla, el bar de Tasio explotó y Antonio y Tasio y dos personas más que desayunaban, quedaron despanzurrados y sin vida, gracias a la puta cobardia de los grandes hijos de puta que dicen llamarse eta.
Mi amigo Maroto, a partir de ahí cambió. No dormía, no comía y siempre siempre, vigilaba a los compañeros; tener cuidado con esto, con aquello, con eso otro, para que no les ocurriera nada pues se convirtió en una obsesión.
--------------------------------------------------

Lo trasladaron y se vino a Madrid y creo que daba clases de FP a los chicos huerfanos de la Benemérita, porque él se sacó en su día el título de electricista, ahí mismo, en ese colegio.
En el rastro tenía un puesto de ferretería y traía a algún chaval de aquellos para que le ayudara.
De vez en cuando hacía alguna chapuza y a sus hermanos se los llevaba. Así aprendían y cobraban algún dinerillo que les venía de perlas.
En una de esas chapuzas le conocí yo, cuando con mi MB-150 de apellido M-4624-FX, descargaba sacos de yeso negro. Otras veces transportaba muebles y cosas de todo tipo y me pidió que cuando pudiera, cogiera a algún chico de esos para que me ayudaran previo pago. Le dije que sí con gusto.
-------------------------------------------------

Un día Maroto se cayó por el hueco de un ascensor de una obra y salvó la vida milagrosamente, pero él me dijo que fue el alma de Antonio el que le hizo que no le pasara nada.
Un domingo fuimos a hacer una obra a unos 100 km de Madrid. Maroto iba delante con cuatro hermanos en su 131 y yo detrás con la compañera cargada y vimos cómo un coche se estrellaba contra un camión. El hostiazo fue espeluznante. Maroto y los chavales salvaron a la madre y a una niña que iban dentro. Y se comportaron como cualquier Guardia Civil. Sobre todo los chicos, que tuvieron ahí unos cojones igual que sandías. El hombre no se pudo salvar, pero lo sacamos de dentro, igual que al camionero que gracias a Dios, no le pasó nada.
-------------------------------------------------

Dejé de verle por la época en que aquél chorizo que puso el otro chorizo socialista y que no quiero nombrar porque se me llena la boca de mierda, robó a la Benemérita y al Colegio de Huerfanos.
Tiene huevos la cosa, robar para repartirlos con los amiguetes del partido socialista a la GUARDIA CIVIL.
Y como siempre ha pasado en España, aquí no ha pasado nada y encima están esos guardias pasándolas putas en las casas cuartel que se caen de viejas, mientras los poderes políticos se llenan las arcas y hacen a la Policía que tengan encontronazos contra la Benemérita.
YO, DESDE AQUÍ DIGO ¡VIVA LA GUARDIA CIVIL!
REPITO: ¡VIVA LA GUARDIA CIVIL!

viernes, 9 de octubre de 2009

EN EL SUPERMERCADO. Y SE LO DEDICO A REL;POETA HASTA LAS TRANCAS Y SIEMPRE ME HACE SANGRE

Ella parece filipina o tailandesa, aunque a lo mejor ha nacido en Madrid, se dice Jaime cuando la ve y se queda allí parado, junto a los estantes donde están los panes, la bollería y todo eso.
Literalmente parado, solo los ojos se mueven una y otra vez, mirándola de arriba abajo, de abajo arriba, deteniéndose en todos los sitios, de izquierda a derecha, de derecha a izquierda.
El pelo le cae hasta la cintura en lisa cascada negra. La faldita corta y blanca con encajes, se detiene en unos muslos esbeltos y cobrizos, resaltando esa esbeltez, esa belleza, esa hermosura.
Sus pequeños pies caminan con unas sandalias blancas, adornadas con unas margaritas diminutas y con ligero tacón.
Esos pies y sus dedos, se mueven al son de una música que oye con unos pinganillos. El aparato de color blanco lo sujeta de la falda. De la falda blanca, con una gracia que a Jaime le parece que es elegante.
--------------------------------------------------

¡Elegante de cojones!, se dice y con esa clase que gastan algunas elegidas- mujeres únicas-
Su blusa, blanca y con encajes también, haciendo juego con la falda, llega hasta un ombligo perfecto, que Jaime, se imagina sorbiéndolo y pasando su lengua por él, a continuación. Sus pechos, ni demasiado grandes, ni demasiado pequeños, al igual que los pezones, en punta, que se ven a través de la blusa, a través del sujetador blanco, le parece la perfección absoluta.
Es la verdadera mujer perfecta, repite Jaime tres veces, llenando de deseo la cabeza, el corazón, el alma y la polla, que en erección, esconde Jaime tras un enorme pan gallego.
---------------------------------------------------

Que se dé la vuelta, por dios. Quiero verle la cara!
Y se da la vuelta y dice llamando: ¡Manuel, Manuel!
Pero Jaime, ahora, no mira a Manuel.
Mira unos ojos verdes diosdivinosgrandes, que resaltan de su rostro sobre una nariz, que Jaime siente deseos de soplar aire sobre ella, sobre esa nariz perfecta para que se llene de él y de su aire y de su ser.
¡Joder sus labios! Juegan bajo la nariz haciendo curvas perfectas y piensa y desea cogerlos entre sus dedos, para resaltar esas curvitas y besarlas y mordisquearlas ligeramente y detenerse en el labio de arriba para que lo sienta ahí abajo; ella solamente.
Jaime, mientras sigue mirándola, coloca el pan sobre el carrito y ella pone otras cosas sobre el suyo y se aleja.
---------------------------------------------------

Sin darse cuenta, Jaime la sigue, aún en erección escondida tras el carrito y siente una mano femenina sobre su hombro. Se da la vuelta y ve a su chica que mira su polla y le coge de la mano y se lleva a Jaime al servicio de señoras donde no hay nadie, gracias al cielo, se dice Sara y allí mismo, le baja los pantalones y ella sus bragas, mientras lo empuja a él sobre la taza del vater, sentándole. Y ella encima, arriba abajo, abajo arriba.
¡AY, QUÉ ALEGRÍA, JAIME!¡YA ERA HORA, MI VIDA!
Jaime continúa con su pene erecto y ve a su chica rubia ligeramente gordita y ve su rostro con su frente amplia, sus ojos pequeños y su enorme boca que hace años era una bendición y ve, intuye y siente que no se le baja, recordando aquellos instantes, donde su hombría era maná del cielo para Sara...
---------------------------------------------------

Cuando Sara se para y Jaime la mira después de tener los ojos cerrados-preguntando-
Oyen unos pasos.
Y esos pasos se dirigen justo al mismo vater, donde Sara muy despacio y en silencio y disfrutando, continúa subiendo y bajando y haciéndolo suyo.
Y se abre la puerta y Jaime, pero sobre todo Sara, que sabe que él, que se ve a sí mismo bajito, con una ligera tendencia hacia la cerveza fresquita- cada día más alarmante- y con una curva en su panza-no es alarmante aún- y con esos pelos que le caen sobre la cara y pegados a ella por el sudor.
Y recuerda que Sara y Sara se recuerda diciéndole a Jaime, mientras le acaricia su cara llamándole guapo, mi guapo y...
---------------------------------------------------

Y Jaime y Sara me dejan los puntos suspensivos cuando acaban de leerme esto y me lo enseñan después y yo lo escribo a mi vez y SÍ, dejo los puntos suspensivos, cuando Jaime dice que vamos al Demetrio a unas cañas y Sara dice que no va, porque tengo crisis de limpieza compulsiva hogareña tras lo sucedido y viene alguien esta noche y le guiña los dos ojos a Jaime, porque no puede guiñar un solo ojo y...

domingo, 4 de octubre de 2009

SÉ QUE ESTAÍS AHÍ

Tras un ordenador, intentando escribir algo que os salga de dentro y que vacíe realmente todo vuestro ser y os limpie el alma y estoy aquí esciribiendo y decido que una vez que vea mis escritos mi maestro JUAN CARLOS CHIRINOS, los jueves- DIos mediante-, os leeré todos los jueves y a continuación escribiré mi cuentohistoria para vaciar mi alma y todo mi ser para vosotros.
Cada vez que os leo me inundais de todo lo que sentís y es tán sentido lo que escribís que a veces me ahogo en vuestra propia piscina y la hago mía y ¡JODER! Por eso me da miedo entrar en vuestros blogs para no senir vuestros ahogos y sentimientos que es que sois la hostia escribiendo
Perdonarme
GRACIAS AMIGOS ABRAZOS