RADIO PACHETA

lunes, 29 de junio de 2009

ESTE CUENTO ES PARA LAS DAMAS DE BLANCO

Y SE LO REGALO AL SR GARCÍA FRANCÉS PARA QUE SI PUEDE COJA DINERO DE ÉL PARA ESAS MUJERES. SOLO LE PIDO QUE NO DIGA MI NOMBRE. Y QUE SEA SUYO, YA. SE LLAMA:

ESTA MAÑANA

He abierto los ojos al despertar y he visto mi cuerpo desde arriba. Ahí tumbado junto al cuerpo de mi mujer.
No me sorprende y me levanto esperando un ratito hasta que ese blanco éter ha vuelto a mí, hacia el ombligo.
Después lo habitual. Recojo el periódico, lío un cigarrillo, enciendo la cafetera y bebo un café.
Al baño y mientras leo cómo diariamente se lo montan los sinvergüenzas de los putos políticos mundiales en general, cago y pienso que lo cagado cae sobre sus putas cabezas y entonces me alivio y al diario y a su pensamiento y a los putos políticos, le pueden dar por el culo cagao.
Y me río imaginándolo.
Luego me ducho y me visto para ir a la caja de ahorros.
BUF, cada vez menos dinero y dentro de poco a verlas venir.
Es entonces cuando ocurre algo inesperado.
La pierna derecha tiene un pequeño bultito y al hablar con el director, se hace un poco más grande. No le doy importancia y continúo hablando con el señor y miro a los que están esperando para cobrar algún dinero o pagar alguna factura. Bueno realmente a los hombres no les miro, solo a las mujeres y en su belleza que en cada una de ellas me extasia, aunque hay alguna que se podría llamar fea por otros hombres, siento que hay en ellas algo de sorpresa, de secreto que jamás revelará ninguna a nadie que no sea mujer y eso lo pienso y durante el pensamiento, miro al bultito
Y llevas razón, me dice.
Es ahora cuando me habla y me dice que tiene poderes y lo miro y le digo: DEMUESTRALO.
Espera, verás, me dice.
De repente el director me pregunta qué quiere que haga con el talón de 800.000.- Euros que le he llevado.
Miro hacia el bultito y me dice: TE TOCA.
Pues mire usted, le digo al señor director, mañana mismo cancele las hipotecas de las empresas.
A las doce vengan aquí los responsables, responde una vez que cuelga el teléfono del sr. notario.
De acuerdo, respondo mirando el bultito y me voy.
Hoy es otro día y vamos toda la familia a la caja y ahí esta el notario y el director y otro responsable y se firma y cuando está todo firmado voy a tocar el bultito y escucho y siento que dice lo que digo a mi mujer y a mi hijo que saquen 100.000.- Euros y que los lleven a casa.
El director nos mira y nos dice que va a mirar el dinero que tienen en reserva y tras un momento, vuelve y dice que tanto no hay y que ustedes mañana, lo pueden sacar si quieren.
El bultito se mueve y dice que le diga a mi mujer que nos llevemos lo que podamos.
Y de nuevo es hoy cuando recogemos el dinero y lo tenemos en nuestro poder y sabemos que no nos estafará la caja aliada de los partidos políticos, más en la puta vida por necesidad.
Y siento que tengo que tocar el bultito y lo toco y no está y lo veo volar y se para ante el montón de personas que hace cola en la caja y a todos los mira y de repente dejo de verlo, cuando una mujer, se rasca la pierna.
Y en ese instante, es cuando pregunto a mi mujer y a mis hijos qué cojones hacemos ahí los cuatro.

DESDE EL MAESTRO GARCIA FRANCES

SOLO TENEIS QUE SABER QUE EN CUBA EXISTEN
LAS DAMAS DE BLANCO
MADRES QUE TIENEN HIJOS EN LA CARCEL QUE MUEREN LENTAMENTE PORQUE NO PIENSAN COMO EL RÉGIMEN DE FIDEL.
EL NUEVO REGIMEN SOCIALISTA QUE NOS JODE A IMPUESTOS NO QUIERE SABER NADA DE ESTO PORQUE SON COLEGAS SOCIALISTAS Y ASÍ SE LLAMAN
EN YOUTUBE SE PUEDE VER EL VIDEO Y EN EL BLOG DEL SR. GARCIA FRANCES Y EN EL DE MENDA
YO LO SIENTO PERO NO PUEDO COLOCARLO PORQUE NO ENTIENDO ESTE CACHIVACHE
VALE AQUÍ QUEDA

viernes, 26 de junio de 2009

Y PENSANDO EN EL AMOR

La verdad es que no recuerdo cómo llegué a aquella casa. Sí recuerdo con quién; con mi amigo Pablo.
De los demás tengo el rostro difuminado en niebla espesa por el paso del tiempo.
Cuando los coches reposaron sus rueda cansadas en el camino seco y agostado que daba a la casa de granito, solo vi el pino inmenso- al que rodeé saludándole- que había en el jardín.
Y como siempre me ocurre, perdí la noción del tiempo.
Cuando volví, quise hablar con Pablo, pero estaba sentado en las escaleras que se ofrecían a la puerta de la entrada.
Si hubiera estado solo, hablar con él, hubiera sido como siempre, algo habitual y compartido.
Pero no, no estaba solo. Rodeaba con sus brazos a una chica a la que besaba. Y su vida dependía de ello.
Los difuminados también estaban así.
En ese momento, me sentí el chico más solo del mundo.
Tuve una envidia tremenda, pero al mismo tiempo es como si aplaudiera a mi amigo y le dijera:
¡Por fin, tanto de lo que hablamos, por fin, Pablo!
Al regresar a casa en el coche, toqué sin querer la mano de la chica que Pablo abrazaba y besaba aún en el asiento trasero. Mi mano huyó acobardada sin saber dónde posarse.
Ella levantó sus párpados cerrados, me miró y sus ojos decían que yo le daba un profundo asco.
Ahí fue cuando descubrí a la primera mujer enamorada.
Y descubrí también, que tuve un amigo llamado Pablo

domingo, 21 de junio de 2009

PARA MI AMIGO FEDERICO EL DE LOS HUERTOS

LOS NUEVOS DÍAS


El Sol quiere irse a dormir, pero no tiene sueño.
Y mientras, amarillea casi de naranja la casa blanca.
Y de sus casas, aún salen las golondrinas en viajes al mercado del aire.
Desde aquí abajo oigo a los polluelos priiprii medio adormilados por la espera.
Y si vienen sus padres, el alborozo por la comida es intenso y los priiispriiis más alegres y continuados.
El abeto que le echa un pulso a la altura de la blanca casa anaranjada de Sol, llama a los gorriones y sus ramas se mueven para acunarlos en sueños.
Mientras el Sol, cabecea, pero Él aún no quiere irse y convierte a la blanca casa en algo más naranja, con alguna alerada sombra
Nadie quiere irse a dormir porque el Sol no quiere, pero inevitable que despacio, ahora, solo queden ligeras manchas en la blanca casa.
Manchas naranjas que el abeto en sus últimas ramas, quiere para sí, como la golondrina que sale de su barrosa casa para hacerle un guiño al Sol, diciéndole espera un poco más porque el día no ha terminado.
Y es ahora cuando la casa es blanca, pero triste, porque no tiene luz y el abeto, se ha convertido en verde más oscuro y las golondrinas han entrado en sus nidos y dicen un pripri con calma y medio en silencio, para dormir a sus polluelos.
Es entonces cuando el Sol deja de verse y saludo al murciélago que también va a comprar al mercado del aire.
Mientras bebo otra cerveza, me doy cuenta que un nuevo día ha pasado y mañana, aunque no tenga cerveza para beber, ni mujer con la que follar, ni comida para comer, ni amigos con los que estar, sino me quedo ciego, podré volver a ver lo que he visto y quizá me de cuenta que el Sol, podría iluminar de otro color las casas blancas y...

viernes, 19 de junio de 2009

PARA MI MAESTRO JUAN CARLOS CHIRINOS

QUE DICE DE ESTO TRÍPTICO:

ESTA MAÑANA PENSÉ:


Quizá porque eché un polvo esta mañana cojonudo, me sentía con ganas de saber de los demás. Así que llamé al móvil de una amiga. No contestaba.
Llamé a su casa y su madre dijo confundiéndome: ¿ Rosa Mari?
Soy Paco, cómo está usted.
La madre de Rosa Mari me contestó que muy mal. Mi marido se ha caído, ha roto un armario y se ha cagado por toda la casa. Mi Rosa Mari, lloraba, pobre hija mía, si nos hubieramos muerto ya los dos, podría hacer su propia vida. Pobre hija mía.
Corté, corté inmediatamente sus palabras y le dije: Bueno, son cosas que pasan.
Rosa Mari no pudo levantarlo y al intentarlo se ha hecho daño en el cuello, tendremos que llevarlo a algún sitio, porque no podemos hacernos cargo de él. Y yo ya ves, Paco, hoy no puedo moverme. Las piernas no me responden y él solo piensa en comer.
Y al escucharla volví a verla en el hospital hace unos días, porque la operaron de un cáncer que ella no sabe que tiene. Y salió pero no sabemos cuanto tiempo vivirá Y vi de nuevo a su marido en otra planta del mismo hospital,- porque al caerse otro día, se le rompió una cadera-, a la hora de comer y diciendole a su hija: ráscame la espalda, me pica mucho. Rosa Mari, por Dios, ráscamela.
Siguió comiendo
Ahora pienso que más vale que estuviera muerta, porque su marido anuló a su mujer e intentó hacerlo con su hija, pero no se dejó y fue entonces cuando vi a ese hombre de nuevo en mi cabeza. Gordo como pelota, que casi no se podía mover.
Autoritario para su hija y su mujer
Claro que yo le vi como hace diez años. Y ahora pienso:
El hombre, cuando deja de follar, solo piensa en comer.
¡Je, menos yo,que solo pienso en beber cerveza y en follar, cuando le apetece a mi mujer!
¿TENDRÉ HUEVOS DE SUICIDARME CUANDO SEA UN ESTORBO HIJO PUTA?
PENSÉ ESTA MAÑANA
------------------------------------------------------------


DURANTE UN ENSAYO

Al grupo lo proveí de litronas.
Cuando se acabó la primera de las cervezas, Fernando, sopló sobre su botella vacía y escuchó su sonido grave.
Miró a los demás para ver si aprobaban ese sonido nuevo dentro del grupo.
Todos lo aprobaron.
El problema era cómo sin técnicas electrónicas sacar el sonido al escenario.
¡ Joder, ese sonido entra de puta madre! Dijo él, Fernando, el cantante, como Jomer, el bajista, Nando, el guitarra, y Jorge el batera y su padre que soy yo y escribo esto.
En ese momento, bajó Juanto que se despertó al escuchar la música y aún dormido, pensó:
el problema está resuelto y le creó a Fernando una careta con la que podía sostener la botella vacía de cerveza con cuerdas sobre su cabeza.
Fernando al principio aceptó que podría salir al escenario con ese engendro.
Pero yo no podía dejar de reir y él al verse en el espejo dijo que ni de coña se ponía eso.
Juanto aceptó hacer el sonido de la botella en el escenario.
Siguieron ensayando.
------------------------------------------------------

IMAGINANDO EL SABOR LE OCURRIÓ A UN AMIGO


Tengo sed, dice. Aprieta la pausa del mand. La película que ve en la tv párase en una imagen. Levantándose del sofá, va a la cocina. Iba a coger una lata de cerveza.
El calendario en la puerta y joder, solo hasta mañana para trabajar de nuevo. Durante unos segundos, imaginó que conducía su autobús lleno de gente.
Abre la nevera. Las latas de cerveza le miran desde la repisa del frigorífico
Cerrando los ojos, se vio bebiendo una ayer, pero no tenía. Paladeando su sabor, imaginándolo, mirando al mar, de pie, en la playa vacía.
Al cogerlas mecánicamente con los ojos digo cerrados, una se desprende del plástico y se estrella contra su pie.
Siente el crascras. Escucha los huesecillos de sus dedos al romperse y tarde, salta para evitar la lata que ya había impactado. El salto hace que caiga con el tobillo, que soporta todo el peso del cuerpo.
Todo ese dolor fue un me cago en la hostiaputa, ahora qué hago yo.
Vuelve a saltos de una sola pierna al sofá y llama a su exmujer.
Lo lleva al hospital y está conél hasta que le pnen la escayola.
Tras comprarle unas muletas, ella le lleva al trabajo para hablar con su jefe y amablemente este, le dice: cuídese.
----------------------------------------------------------

Dos meses después, porque los huesos no soldaron como debieran, le dijeron que tenían que operarle.
Al volver a su casa del hospital, recogió el correo y su jefe le decía que no volviera y que le harían llegar el fniquito.
A su ex mujer le leía la carta del despido, mientras ella abría la nevera y le preguntaba si quería una cerveza.
Cerrando los ojos le dijo gritndo que no bebería cerveza en la puta vida.
INEXPLICABLEMENTE ELLA DIJO:
Pues a mí no me grites más así, porque yo no tengo por qué estar aquí, ¿sabes?
Dando un portazo se fue y le dejó solo, sin trabajo, cojo de la pierna derecha, sin querer beber cerveza jamás en la puta vida y sin tabaco porque se le había olvidado comprar y CHIRINOS dice que le conoció y que estaba pensando seriamente en suicidarse

sábado, 13 de junio de 2009

PARA EL MAESTRO GARCÍA FRANCES.Y AHÍ FUE

Cuando gracias a Carlos fui a ver al detective que me aconsejó. Su despacho está en la calle Marqués de Lavais. No diré el número.
El que quiera que lo busque. Pero hay un letrero en esa calle.
Mi problema para requerir los servicios de... no diré el nombre; es decir, el preguntarte por qué de repente te persigue Hacienda y te quieren meter en la cárcel.
Quién desde el poder mueve los hilos.
Cuentas la historia a alguien que sabes que lo hablado lo tendrá siempre escondido y si le sumas el aprecio que de verdad te tiene y que estás hasta los cojones del puto mundo...
El ascensor. El sexto piso, creo recordar que me dijo.
-----------------------------------------------

Una mujer madura pero hermosa me abrió la puerta de la oficina. Me dijo que esperara en la entrada, con cuatro sillas pegadas a la pared y siéntese; pero no quiero, gracias.
Siguió hablando por teléfono, tras su mesa de trabajo sin hacerme demasiado caso.
Mientras paseaba de un lado a otro de la estancia, alguien entró y una mujer bajita con un vestido negro que se ajustaba al cuerpo de manera que las curvas se insinuaban maravillosas, las medias de rejilla negra que veía en el lateral derecho de la falda abierta insinuante, me dejó babeante de deseo. Al mismo tiempo no podía despegar los ojos de su escote donde se veían unos pechos generosos y unos pezones en punta dibujados tras el vestido.
------------------------------------------------

Buenas tardes, usted es don Victor Hatoros
Muy buenasss, contesté irónico y lleno de deseo y ansiedad.
Abrió una puerta y tras un breve pasillo, entramos en la habitación que no quiero describir. Me senté después de haberlo hecho ella.
Me lamó su primo. Me contó que vendría y la situación que ha atravesado, por culpa digamos...de su enemigo. De él a grandes rasgos, lo sé todo.
Ya sé dónde vive y en qué trabaja. Sé también que viaja mucho y qué quiere.
Es sencillo.
Filmaremos las salidas del hombre en cuestión en cuanto salga de casa. Lo que haremos será romper su matrimonio, eso lo primero.ñ Yo me encargaré. Por último, lo que haré será denunciarlo por acoso sexual, una vez que trabaje para él. Su equipo de colaboradores los pondremos de nuestro lado. Todo esto requerirá tiempo, como puede suponer.
Así que eso es todo. Muchas gracias.
-------------------------------------------------

Se levantó de su asiento y me acompañó a la puerta de salida. Cogí el ascensor cuando la mujer madura me gritó:espere. Bajamos juntos.
Al salir del edificio, había un bar irlandés. Me tome tres pintas con sed de borrachera. Las meé en el servicio y allí mismo me hice un canuto de maría que me fumé encerrado en el vater.
Justo al salir volví a oler su perfume. Estaba a mi lado sacando un paquete de tabaco de la maquina. La llamé.
Disculpe me gustaría ya que estamos aquí, se tomara una cerveza conmigo. Al otro extremo de la barra he dejado mis cosas. Acompáñame.
Al partir del tuteo, las cosas comenzaron como a resbalar. ¡Joder, su mirada hacia mí era de deseo feroz! Ella pidió un guiski en copa como ya sabes y dijo el nombre del camarero y yo otra cerveza. Nos lo tomamos de un trago.
Me dijo te espero arriba; sube dentro de un rato.
--------------------------------------------------------

Fumé un cigarrillo y subí.
Me abrió la puerta y en el despacho, nos besamos con tanta ansia que sangramos. Nos desnudamos y sobre la mesa lo hicimos. La primera vez que me ocurre- me dije a mí mismo cuando supe que mi hombría en forma de corrida se fue hacia sus adentros- y puedo seguir sin que se baje.
Después de ese día no volvió a pasar, por desgracia. Y entonces no lo pensé. Sino ahora porque ese día...
Ahora mismo estoy babeando por el recuerdo.
Horas después, nos metimos en el hotel que hay en la misma calle. Nos duchamos porque nuestro olor a sexo nos embriagaba y seguro que a los de alrededor. Pedimos guiski una botella de... y nos lo bebimos sin desayunar. Al cabo, yo me tumbe en la cama y me quede dormido. Ella no estaba.
Cuando desperté, tenía un mar de confusiones; a saber:
1) Dónde coño estoy.
2) Dónde coño estoy.
La tercera vez que lo dije tenía tal dolor en todo el cuerpo que volví a quedarme dormido.
Por la noche desperté y me tomé las cervezas que había en la pequeña nevera. Después todas las botellitas de licores.
Ella ya había pagado la estancia de dos días.
-----------------------------------------------------

Pasaron unos años y mi primo me encontró, como siempre sentado en la terraza de un bar, tomando cerveza en aquella plaza, mientras me divertía mirando a las personas.
Se sentó a mi lado y me dijo que era lo menos que podía hacer por ti. Después de lo que te hicieron pasar, pues te lo debía. Y ya sabes lo que me has dado.
A mí no me importa lo que tuve y casi lo prefiero. Joder, si lo piensas bien, es una puta esclavitud. Me avisaste a tiempo, querido primo. Lo único que me preocupa es que algún día me dé cualquier dolor y me metan en algún hospital y no pueda salir más a ver el mar, aunque cerraré los ojos y me moriré viéndolo, le dije.
Sigue escribiendo para mí y te envío dinero cuando te falte para comer y beber y follar y no te preocupes del dolor, cuando lo tengas. Yo te cuidaré.
¡Ah, este es el último! Y le di este escrito.
Me dio un beso y se fue en su Ferrari azul, que un día fue mío.

Y

LUEGO VOLVÍ A TOMAR OTRA CERVEZA FRESQUITA Y ESO SÍ ¿ME INVITAS, LE DIJE?
NO, TENGO QUE IRME Y CLARO EL HIJO DE PUTA NO QUISO INVITARME, SOLO HABLAR LO QUE ÉL QUERÍA DECIR, MIENTRAS YO LE MIRABA

ALGUIEN ME DIJO

Que el ayer fue un recuerdo. Alguien me dijo que el mañana llegará. Alguien me dijo tantas cosas que las eché al saco del olvido. Y le dije al que me decía: cojones, coge tú el saco y déjame a mí aquí estar, pues el recuerdo, fué recuerdo y el mañana, sí, llegará, pero cuando tú no sepas donde coño está

ANSIANDO EL SILENCIO

Veo que lo requiero, que es incluso deseado y quererlo, lo admito, sí, lo quiero, pero a veces es tanta la angustia que al cielo admito...quizá no lo necesito

jueves, 11 de junio de 2009

DOMINGO.

Era primo de mi madre. Y digo era porque no he vuelto a verlo. Y no sé que será de él.
Durante toda su vida no hizo más que trabajar.
Me contaba que cuando hizo la mili, los chuscos que le habían dado los guardaba y cuando salía en los permisos, los cambiaba por tebeos o lápices o cualquier cosa, para luego venderla.
Me dijo cuando le pregunté si no tenía ganas de comerse el pan:
Pues muchas veces, Paco, pero yo rezaba para resistir y eso que la bicicleta pesaba un quintal, más lo que llevaba en las alforjas. Me daba mucha hambre y mucha sed.
Estuve a punto en una ocasión en que la carretera llena de baches se me hacía eterna. Cuando el mofletes me adelantó pitándome, me dije que si lo hacía una vez no dándole importancia, volvería a hacerlo y pedaleé más fuerte para no acordarme.
------------------------------------------------------------

Así Domingo, llegó a tener una juguetería en una ciudad importante de Andalucía. Se casó y se compró un 1430 ranchera azul cielo, con baca, para ir a comprar a las ferias al por mayor y luego vender esos productos en su tienda. Siempre, siempre, le acompañaba su mujer.
Tuvieron hijos y trabajó mucho más y tuvo otra juguetería donde también vendía hasta cafeteras y se compró una tierra que le dio más trabajo, pues con sus hermanos, en esa tierra- cuando no hacía falta ningún papel, pues todos los hombres tenían sentido común- se hizo un chalecito los domingos por la tarde. Porque Domingo, no cerraba nunca y sus hermanos y sus hijos trabajaban con él.
------------------------------------------------------------

En el patio interior de la casa de sus abuelos, llena de tiestos de geranios y un pequeño pozo, hay un trozo de mi vida que se quedó allí.
Y allí espera sentado mientras escucho cantar por soleá a una señora que tiene cien años y es su abuela.
Y sentado la veo en una silla de enea cantando muy bajito en esta noche asfixiante de Agosto.
Se me va el calor escuchándola y se va el calor en la sonrisa de mi madre y en la delicadeza de Domingo que ayudado por mi padre, la levanta para que vaya a orinar, cuando termina el cante.
------------------------------------------------------------

Y lo que pasa siempre en la vida, los hijos se hicieron mayores y poco a poco fueron atendiendo en los negocios.
Luego se casaron y asistí a sus bodas.
Mientras Domingo y Eulalia, su mujer vendieron el 1430 después de haberle sacado el jugo a dos motores más que le pusieron.
Y Domingo a partir de ahí, dejo de atender en las tiendas, porque lo hacían sus hijos y su mujer y él se dedicaron a ir de feria en feria.
Se compraron un Audi 100 y vinieron a casa y la Paca dijo que no le pegaba ese cochazo.
¿Por qué, a tu marido sí? La dije. Y tuve otro enemigo.
-------------------------------------------------

A l comprarse ese coche, vinieron a Madrid a una feria y se quedaron a dormir en casa.
Me dijo mi madre que sacara lo que necesitaba de mi habitación, para que ellos durmieran ahí.
Mientras les ayudaba a meter sus maletas, Domingo le echo mano al culo de la parienta, mientras le decía algo al oído.
Me sorprendí al ver el empujón y el tono agresivo y cortante de Eulalia diciendo: ¡Anda ya, viejo!
El reflejo del rostro de Domingo se me quedó grabado en el reflejo que me daba el espejo al final del pasillo.
Ahí fue cuando supe que algo no iba bien. Le hice un comentario a mi madre sobre lo que vi y me dijo: ¡No digas tonterías!
Contesté: El que ve más lejos, adivina las cosas antes de que vengan.
-----------------------------------------------------

Y así fue, cuando poco a poco cada vez que el primo de mi madre, quería sexo, ella se lo negaba y Domingo tuvo que hacerlo con otra.
Y mi pariente no se fue con cualquiera, que se fue con una mujer veinte años más joven que él.
Pero como Domingo era un tipo hecho de una pieza, tras una vida de ahorro, repartió los millones con su mujer y lo que tenía se lo quedaron ella y los hijos.
Como ya era mayor la última vez que le vi, no sé lo que habrá sido de él, pero si ha muerto durante estos últimos años, que le quiten lo bailao, porque con 50 kilos, ya puede bailar, ya

domingo, 7 de junio de 2009

CON 52 TACOS

No se me permite saltar de casilla y no estoy para saltos, además. Entonces para apartar este puto presente, que trae un futuro asqueroso de cojones, recuerdo el pasado con una sonrisa y aquí es donde debería comenzar, porque:

ALLÁ POR LOS VEINTE AÑOS

Me levanté a eso de las cuatro de la madrugada. No podía dormir y releyendo a mi amigo Julio quise saltar de una casilla a la otra. Me fume un cigarrillo, mientras escuchaba los ronquidos de mi tío. Fui al baño y meé.
En esta casilla, me vestí y cogí el coche R-5 tl M 1032 BU
Me fui a Patones y escuche la 6 del Beethoven, mientras veía amanecer. De esta casilla salté a otra, que me decía que viera a los que mandaban en Renault y que podría hacer un viaje por España gastando el menor combustible posible
Y de ahí salté a otra casilla con el trabajo realizado y mis fotos en los periódicos y ¡el mínimo gasto de gasolina, tres litros a los cien!¡El menor gasto del mundo mundial!
Y las fotos. Y la preciosas azafatas que me besaban, a las que pedí el teléfono para quedar y con su permiso echar un polvo. Y sonriendo me decían que sí.
----------------------------------------------------------------

Entonces, volví a la primera casilla y me dije que ir detrás de un camión a 70 por hora, me era totalmente imposible.
Y volví a saltar de casilla y recordé a Carmen y a su novia Paca y rápidamente me fui a Fuenlabrada, parando en casa para ducharme y cambiarme de ropa.
Y cuando llegué y vi a las dos juntas en la oficina terminando de cerrar a eso de las dos y me dijeron si quería una cerveza y después...
¡Me tendría que haber quedado en esa casilla y después morirme!¡Cojones con la vida y sus putas casillas!

sábado, 6 de junio de 2009

PARA CAPRI, REBORN AMANTECERES Y TODOS LOS QUE ME SIGUEN

Quizá la vi pero iba cargado de bolsas y me di la vuelta para cerciorarme de que era ella.
Se me olvidó en el sueño su cuerpo su rostro sus manos todo su ser se olvidó hasta el día siguiente.
No, no la volví a ver, pero la presentía en la distancia porque el cabello flotando de mi mujer al caminar, me la trajo justo un momento.
Ese momento en que la ves igual que cuando hace años la conociste.
Y claro, al día siguiente se lo dices y ayer te vi, como cuando te conocí y salías del mercado por aquella puerta sola y bueno, Paco, bueno
Eras tú te lo juro y voy a volver a verte igual que cuando te conocí. Solo he de volver a buscarte.
Me beso la boca y me dijo gracias
Pero te juro que te vi...