RADIO PACHETA

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Del librito de relatos pendemos de un hilo;invisible el hijo de puta.

Lo Mató el gato.

Ese hombre alto, con los ojos azules y la nariz roja siempre como tomate, era el encargado de cuidar los garajes recién terminados. Se llamaba Julián. Vivía allí, en una caseta hecha con tablones y una puerta que sobró de los apartamentos.

Tablones llenos de yeso y puerta de lujo. Tenía una cama que era un colchón lleno de manchas tirado sobre palets de ladrillo.

Una mesa de oficina muy vieja le hacía de comedor. Una silla solitária de salón. Una estufa de chimenea. El baño era el del garaje. No tenía que ir muy lejos.

Era enemigo de los gatos. Decía que siempre estropeaban los motores de los coches. Se dedicaba a perseguirlos y matarlos. Por eso aquel garaje olía siempre a pis de rata.

Una noche fuí con Andres a sacar su coche para irnos a casa de su madre. Abrimos la puerta y allí contra una pared, aquel hombre acorraló un gato. Con una pala, el pobre animal, a pesar de saltar y brincar para salvar su vida, recibió el golpe mortal.

Su cabeza se desprendió y miré al hombre con desprecio absoluto.

LLoré como un tonto. Deseé la muerte de Julián.

Dias mas tarde, volví a sacar el coche con Andrés.

El cadaver de Julián era un charco de sangre.

Yacía en el suelo, muy cerca de donde mató al gato.

Al policía alto y grande que luego vino, le juré por Dios, agarrándole de la chaqueta, para que me hiciera caso, que vi el cuerpo de ese gato muerto arañando el cuerpo tumbado del hombre.. Le jure por Dios que vi la cabeza de ese gato muerto mordiendo la cabeza de ese hombre.

No me hizo caso. Andrés, que tambien lo vio aunque era mayor, no dijo nada a la policía y me hizo una seña para que callara.
A PARTIR DE AHORA TODOS LOS ESCRITOS LOS DEDICARÉ A JUAN CARLOS CHIRINOS. MAESTRO.
ACONSEJO A TODOS QUE LE LEAN EN SU BLOG.

Del librito de relatos pendemos de un hilo invisible; el hijo de puta.

SOLO EXISTO YO.


Vuelvo a ver a Felipe. Esta ahí tumbado, tras el cristal. Aquí esta su familia. Los hombres lloran su muerte. Las mujeres, no. Y yo sonrio.
Ahora sé que este no volverá a vivir eternamente aquí. Sus hijas y su mujer, sí. Lo harán por mí. Para mí.
Quiero verlo y despedirme de él. Le doy un beso. Como se lo dí a jesucristo.
No, no me ahorqué después.Es lo que tiene ser traidor a dios, pero tocado por l mano del de la ETERNA SOMBRA.
Este Manuel ya no ardera en el infierno, sino aquí, a dos pasos de mí. Perdonar que no quiera entrar en la iglesia.
Espero a la puerta del crematorio. Quiero ver cómo arde. Me cercioro de que es él.
Tan vacío de sangre como yo, cuando mi mujer se enamoro de jesucristo. Luego se llamaron Felipe, Manuel...
Cada uno de ellos otra y otra vez me engañaron con mi mujer. Vida tras vida, mujer tras mujer.
Todos me engañaron.
Mi AMIGO me echó una manita y a todos los maté en este mundo que ahora es el mío y destruyo poco a poco. No, no irán a lo que se llama cielo ni a lo que se llama infierno. Se han quedado aquí, pero muertos.
Sí, sus mujeres y sus hijas y las mías me quieren y me sirven. Las enamoré y son 666.666.666 y así hasta el infinito, mientras la Tierra exista. Y existirá para mí.
Os despido aquí, en casa de él. He de divertirme con sus hijas y su mujer. Los demás no traicionaron a dios. A mí me lo hizo antes él.


El DEMONIO EN LA TIERRA SOY YO. AQUÍ SOLO EXISTO YO.

lunes, 17 de noviembre de 2008

Mi niño

Se revuelve inquieto en su cama, cuando el enorme reloj de la entrada da las doce.
Le calmo con mi mano. Le acaricio la cara.
Esta mañana, la cocinera Ouriña, no sé lo que le contaba. Mi niño cinco años tiene.
Con los ojos llorosos y como platos, se vino corriendo hacia mí con los brazos abiertos, los mocos colgando.
Mi niño, se agarro a mi falda y andaba conmigo si yo andaba. El terror lo atenazaba.
Tendre que cuidarle de Ouriña, que le mira con sus ojos saltones de torva mirada.
Mi niño, ahora tranquilo, dormido, lo siento a mi lado, en su cama. El sueño me vence.
De madrugada oigo cantar el reloj las cinco de la mañana y cuando deja de sonar, no siento a mi niño. No está en su cama. Enciendo una vela y mi dolor es atroz al intuir lo que ha ocurrido, lo que ha pasado. Me incorporo.
Veo la sombra de Ouriña en un rincón, llena de sangre sentada. Entre sus manos, sostiene a mi niño ensangrentado, despedazado, muerto. Me mira, mastica un pedazo de carne sanguinolenta.
Con un dedo, me señala y grita riendo: Te he quitado a tu niño y mira: me lo como.
No te perdona ni Dos. Yo ahora te mato y te como. De un salto, la asalto y con la navaja abierta, el cuello rebano, de un solo tajo.
Mientras te desangras, te digo: voy a comerte el pecho izquierdo, luego el derecho, para que nunca puedas dar de mamar a nadie. A continuación tus ovarios, para que jámas engendres vida humana.
Don Antonio; lleva escribiendo lo mismo una semana y mientras escribe, no sé qué mastica, su boca siempre esta llena de sangre. Lo hemos comprobado y es sangre humana.
Sí, doña Juana, la trajo su marido, en ese estado, masticando carne humana. Él, está en estado de shock, en la habitación numero cinco, dormido. Morfina, le hemos inyectado.

martes, 21 de octubre de 2008

El hombre al que no publicaban.Ni publican.Ni lo haran.

A las siete de la mañana, como siempre, salí de casa para coger el autobus. Atestado de gente para ir a su trabajo. LLegué a la estación. El tren de cercanías iba a reventar, habitual a esas horas de la mañaneras de punta. Y en punta, debido al roze, se puso el de abajo y me gire para no molestar a la chica hermosa que estaba delante, con ese pelo largo recién duchado olíendo a jabón. Me reí, recordando los 14 o 15 años que tenía cuando hacía pellas en el institúto y me iba con el madriles- de Madrid, sexta generación, de ahí el nombre-, a la estación de Sol, la más concurrida, para tocar culos, bajo las faldas. Mientras el madriles, metía mano, recuerdo el bofetón que le dio la mujer, no a él, si no al hombre de gafas- no las encontró-, que justo detrás de ella se situaba. Se puso rojo como un tomate, pero no rechistó. Porque ella al dar el bofetón, gritaba: Ya esta bien, guarro, que la estoy sintiendo todo el trayecto y me alejo y usted, me sigue; pero, que encima me meta mano. Guarro, si su mujer supiera lo que hace.

Mientras esto ocurría, nosotros, habíamos hecho humo en la siguiente estación.

Haciendo horas extras, salí más tarde de lo habitual. Volví al tren y no había casi nadie. Solo un hombre que escribía en un cuaderno amarillo. Me senté frente a él. Usaba gafas y tenía el pelo revuelto como el mudo de los hermanos Marx, pero era canoso como su barba.

De repente, se puso las manos en la barriga y se reía, pero no le oía la risa.

Me puso su cuaderno en las manos y leí un cuento corto. Me reí tanto, que las lágrimas caían de mis ojos y me dolía la barriga.

Me quito el cuaderno y escribio en una pagina: ¿Es bueno, verdad?. Le conteste que era cojonudo. Hizo un gesto extraño, que no entendí; se llevo la mano al oído y yo creía que tenía relación con el cuento leído. Tras un momento entendí que era sordo. Ademas de mudo.

Tras escribir nuestros nombres; él, Federico, yo, Paco, estuvimos escribiendo nuestras historias mucho tiempo. Poco antes de llegar a mi parada, le escribí que se viniera a cenar a casa.
Corte una cebolla y un tomate y lo eche en la cazuela, que pronto sería sopa. Despues freí dos filetes de pollo y cenamos.
Despues de haber leído los otros cuentos de su cuaderno y de gastar las hojas escribiendonos, me di cuenta de lo que quería.
Necesitaba que fuera su socio, para que pudiera hablar con algun editor.
Pero para eso no hace falta hablar, le escribí. Y él respondio escribiendo:
En un pueblo que no mencionare el nombre, gané un premio, pero el alcalde, al no saber que era sordomudo, agarrandome por el hombro para salir en las fotos en plan amigo, como todos los politicos sinverguenzas, me empujo al estrado. No supe qué decir, me quede sin habla.
Como es natural, al leer esto, me descojone de risa. Y le escribí:
Federico, busquemos un megáfono y con tus historias cortas, te aseguro que sacamos dinero para sobrevivir los dos, ya que nos vemos tiesos como garrotes. Puso los ojos como platos y escribio:
Vale.
El amigo Federico, se quedo a dormir esa noche, en el sofa del salón, porque solo tengo un habitación y quizá dentro de poco ninguna, ya que mi exhausto trabajo de metedor de cinco semillas de anís en botellas de anís en Chinchón, no me da para mucho. Y no puedo seguir pagando.
Al cabo de una semana, Federico, tenía un megafono y me escribio que se lo dio un amigo gitano del Rastro y que a cambio, le escribio dos o tres seguidillas para el maestro Camarón.
Pero el maestro ya ha muerto, le escribi. Y él contesto escribiendo:
Para muchos, no para mí tampoco, que yo lo ví con el maestro Paco a la guitarra.
No entiendo.
Ni falta que hace. Punto. Respondio en el papel.
El lunes por la mañana, Federico y yo - ante la avalancha de chinos en mi trabajo, me despidieron hacía unos días-, megáfono en mano, nos presentamos en el recorrido que hacía en mi trabajo y yo leía sus cuentos en el autobus, en el tren de cercanías y en Atocha. Cuando terminaba uno, Federico ponía el sombrero. Nos daba mucho gusto ver que la gente se reía.
Hasta que un día, Federico borracho y con gabardina, saco una replica de ametralladora sin balas, y al que veía que no hacía caso de mi lectura, en Atocha, lo ponía contra la pared. Debo reconocer, que yo, tambien, borracho, le decía señalando a hombre o mujer, quien escuchaba y quien, no.
Ahora, encarcelados juntos, seguimos escribiendo y riendonos del pasado, del presente y del futuro.

viernes, 1 de agosto de 2008

el dia de la batalla.

No podía dormir.Repasába una y otra vez los movimientos que debían hacer mis tropas ya preparadas de madrugada.Había hablado con lo mandos sobre ello.Tenían toda mi confianza.La tenían ellos de mí.

Cuando la luz del Sol comenzó a despuntar por el Este, se divisó a los enemigos.Hatsup,en su carro,esperaba mi orden.Moví mi cabeza y le mire.Corrió a su sitio tocando el cuerno,para ordenar: en guardia.

A pesar de que nada,podía salir mal, tenía miedo.
Los arqueros escondidos en los bosquecillos a izquierda y derecha,no se movían,aunque sabían que la caballería enemiga,podría destrozarlos.Su mando,el general Sopteh, aunque zalamero con el gran hacedor,era valiente.Para mí, lo único que tenía.
Mandé a los mil quinientos hombres de infantería delante,preveyendo la estupidez de los salvajes.Tenían que esperarlos, ante su ataque en masa, para luego correr,fingiendo huída por el camino que dividía los bosquecillos. Allí, mis arqueros con sus flechas de fuego arrasarían a los perseguidores.
La caballería,escondida tras los arboles,mandada por mi hijo,el general Jutah,esperaba ansiosa a que los enemigos se metieran en la trampa y saliendo por detras acabar con su despreciables vidas.
El resto de mi infantería,agazapada en el suelo, esperaría tambien a que llegaran los enemigos,para alzarse y matar.
La nube de polvo venía hacia nosotros.
Lo que me temía se hizo realidad.Hatsup y sus carros y mi caballería salieron antes de tiempo.Mi hijo, no hizo caso a mi cuerno.
La infantería enemiga,esperó la llegada de mis estúpidos generales.En dos horas,no quedaba rastro de mi caballería.Mi hijo murió.Hatsup,y sus carros,también.No volvio ni uno a retaguardia.
Ordene a la infantería que esperaba en el suelo se levantara y que protegiera a los arqueros.
Estaba en juego el paso hacia el mar del gran hacedor.
Estaba orando a mi dios por el miedo que tenía y me envió una imagen de aquella muchacha a la que amé poco antes de venir.Mi dios,me oyó.
Envie a mi otro hijo Joteh la contraorden de que no huyera.Hay que aguantar a pie firme, la primera embestida y que los dioses nos acompañen,pero sin perder la cara al enemigo,ir hacia atras, con el fin de que los arqueros lleguen a esas bestias.
El mensajero, jadeando llego a mí:Enviada, señor,dijo.
Solo quedábamos los ciento cincuenta incluyendome, de mi guardia personal como caballería.
Pocos,la verdad.
Sentí alegría al ver que su caballería a galope,daba un rodeo al resto de su ejército y se internaba en el bosquecillo de la izquierda.Mi infantería y mis arqueros,allí esperaban.Ordené a mis hombres que no dispararan una sola flecha, para que no la viera el enemigo de a pie.
Levante mi espada y ordené el ataque a mis ciento cincuenta entre los que se encontraban otros dos de mis hijos;Juantah y Jogeh.
Entre los arboles la pelea se encarnizó.Las lanzas entraban en los ijares de los caballos que resoplando,morían chorreando sangre.Los jinetes se levantaban del caballo caído y enarbolaban hachas y espadas y mazas, pero no sabían a quien golpear.Los ciento cincuenta,llegamos poco despues de que la caballeria enemiga entrara.A uno de ellos,lo conocí cuando rebanando su cuello, con su cabeza sangrante en mi mano izquierda,le mire a la cara.Había ido al palacio del gran hacedor con su rey,el traidor Tumos, con una embajada.
En poco más de una hora,la caballería enemiga,fue masacrada.
Ahora estábamos a la par y mis arqueros vivos y presentes. Juantah y Jogeh no recibieron herida alguna.Por desgracia, yo sí.Una raja en mi muslo derecho,dejaba ver el hueso.Dolía la maldita,pero no podía decir un ay.El cirujano jefe cosió la herida musitando palabras de oración.
Ese dolor hizo que yo mismo cortara las cabezas a todos los caidos y que me ensañara tambien cortando sus piernas sus brazos y las partes intimas,que luego daría al orador,para que las cociera y pudieramos comerlas.Tál era mi dolor mezclado con el de la muerte de mi hijo.
Al ver el ejercito enemigo que su caballería no salía del bosque,corrió en grito de ataque hacia nosotros.
Sabía ahora que la batalla estaba ganada.
Los arqueros disparaban en orden.Una lluvia de flechas inundó el cielo.Mi infantería a pie firme, resistio el primer embite.A una orden mía, el resto de mi infantería salio de los bosquecillos machacando los flancos del enemigo.Ordene a mi guardia personal que a galope y rodeando al enemigo le cayerámos por detrás.
Matamos a todo el ejército.
Poco antes de que el sol se fuera y en mi campamento,repartí el botin de guerra.
Todos mis hombres,comieron la virilidad del enemigo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
Antes se podía luchar por algo.Se podía morir por algo.Había guerras y dolor y amor y odio,igual que ahora.Pero ahora,parece ser que te matan de otra manera.Te quitan el trabajo,te imponen unas ideas,te quieren hacer tonto, te niegan tu dinero y dicen encima que es de todos,pero solo se lo pueden gastar los políticos,que son los que hemos elegído además.Y ninguno de ellos ha ido a ninguna guerra,que yo sepa.

jueves, 22 de mayo de 2008

Todo cambió.

D. Julian nos dejo a la entrada del colegio. Escuelas Pías de San Fernando. En Donoso Cortes, 80.
Al atravesar la puerta de hierro, me di cuenta. Mire la acacia que había a mano derecha. Hacia arriba, hacia el verde de sus hojas que brillaban al sol. De esa manera.
Ahora todo cambiara. Porque ya soy un hombre. Me dije.
Entre a clase. Don Fernando, nos dijo que hicieramos una redacción. No recuerdo sobre qué era. Sí recuerdo a d. Fernando. Gafas que hacían sus ojos más grandes. Cara redonda. Algo de pelo gris en las sienes. Corbata siempre negra. Guardapolvos siempre gris. Recuerdo tambien su cartera. De las que se ataban con una correa de cuero. Me caía bien porque al desabrocharla, era como nosotros.
Porque ya soy un hombre voy a hacer la mejor redacción del mundo. Me puse a escribir. Como si a mi mano la llevara un ángel. Sí, me dije. Esta es la mejor redacción del mundo. La terminé el primero. La entregué el primero.
Don Fernando sobre la tarima de madera. La leyo para sí, sentado en su silla. Entonces desde arriba me miro a los ojos. Me dijo:No la has hecho tú. Te la ha hecho tu hermano.
La ha hecho ahora mismo, se lo juro don Fernando.
LLore. Deje de ser un hombre. Todo cambió.

lunes, 12 de mayo de 2008

Pasado el tiempo

NO HAY OLVIDO.

EL RECUERDO PERMANECE.

A VECES.A VECES

EL OLVIDO OLVIDA.

NADA PERMANECE

PORQUE AHÍ DELANTE.

ESTA LA MUERTE.

PERMANECE PERMANENTE.

ASI OLVIDARAS OLVIDOS

Y RECUERDOS Y NOSTALGIAS.

domingo, 6 de abril de 2008

Serian cerca de las dos.

Pero antes,me sali de la carretera.Por curiosidad.Deje el coche a la sombra de una encina.En el camino de los Buendia. Queria ver de cerca la reunion de zorros.Antes de que llegara se alejaron.No demasiado.El olor de sangre de aquel cadaver, al que con el pie di la vuelta,era muy atractivo para ellos.
Su cara era una masa deforme de sangre. Ni su madre que lo pario, lo hubiera reconocido.Bueno llegare al pueblo, quedan diez kilometros y doy parte a la Guardia Civil.
Pare en el bar del conejito.Tenia la garganta seca de la impresion.Pedi una caña.Vi a dos tipos,lo que se dice armarios,sentados cada uno en una silla de esas altas.Uno,el codo derecho en la barra. El otro, a su mano izquierda.Los dos apoyaban espaldas contra la pared.
El alto en el camino,enseguida se lleno de conocidos. Lo que me esperaba,ya sabes,invitas al primero,luego al segundo,y asi una y otra vez.Luego lo normal,ellos te invitan a ti y acabas algo mareado.
Hasta que llego el chepilla.Mi primo segundo por parte de padre,me quiere mucho,desde que le ayude a pegar de hostias a diez tipos en un burdel.Por no se qué zarandajas.Me vio, pero no me saludo.Barrunté que la cosa no iba bien.Viene atufao, me dije.Fui por él,pero Roque me dio una voz y ¡que pasa,Paquito!.Y, claro, tomate un vino.Nos pusimos a hablar y me olvide del chepilla.
Mire a los armarios.Hablaban entre ellos.Iban de manera muy rara para el campo.Trajes azules.Corbatas amarillas.Camisas rosas.Zapatos desos italianos.Y un enorme Mercedes negro, aparacado,junto al bar.
Roque y yo,estabamos entre ellos y el chepilla, que como digo,iba muy atufao.Porque puso el perro careo sobre la barra, pidio un vinito y pa este un azucarillo, en plato,le dijo al conejito.El hombre,normal, se nego.A grandes voces,mi primo salio del bar diciendo:Ahora vuelvo,no voy a entretenerme en darte dos hostias.
Se marcho cabreado.Todos en el bar,comentamos la situacion.Menos los armarios del traje azul.Uno de ellos, saco un movil desos del bolsillo y hablo con alguien diciendo siempre que si.
Y ¿estos?, me dijo Santos y luego Raul, el Porfi y todos los ganaderos que tienen ovejas por aqui cerca.Conteste que estaban aqui cuando llegue.
Volvio el chepilla.Saco de un macuto la escopeta y apunto al conejito.Disparo.El conejito cayo al suelo,tras la barra.Se llevo la mano al lado derecho de la barriga.
Los armarios cometieron un error.Sacaron dos pistolas, al desabrocharse las chaquetas. La mano poderosa del Kiko,cayo en forma de maza sobre uno de ellos, derribandolo al instante.El chepilla, a grandes voces, disparo la repetidora al otro armario, mientras gritaba:¿Es que tú, cacho mierda, me vas a matar con esa pistolita?.Si llevo yo la cojonuda, que ma dao mas de un ciervo,por esos andurriales.
Poco antes,como es natural,toos al suelo.Menos el armario,claro,que recibio,los cuatro que quedaban.El pobre hijo puta no se lo esperaba.Al llegar las ambulancias y la Guardia Civil,todo estaba ya calmado,como por ensalmo.El silencio se hizo en el bar, to lleno de sangre.
Cuando me llamo la Guardia Civil a declarar,esto exactamente, fue lo que dije,siendo sobre las dos de la tarde del dia de hoy.

martes, 18 de marzo de 2008

paco el ultimo torero.

Inundo mi cuerpo de agua.Su caricia es tibia y suave.Agradable su olor a sal.Buceo.Me mezclo con los peces, que ligeramente me rozan.Subo a la superficie y me dirijo a la tierra.Una playa de arena fina,me espera para tumbarme y jugar con ella haciendola pasar entre mis dedos.Para disfrutar del sol, que todo lo inunda.Lo llena de su tibieza.De su calor.De su olor.De su manera distinta de ver, cuando esta el.Por eso es dios.

Nis,no podia creer que aquel cuerpo alli tumbado,todavia podia imaginar.Consultando al jefe de proyecto,Soe,le miro a los ojos.Soe se encogio de hombros y dijo:de momento es lo unico que podemos hacer.Y hemos hecho mucho.Sus constantes vitales no existen, son nuestras.No puede mover un solo musculo de su cuerpo.Ni siquiera puede pensar.Ahora mismo esta bajo nuestro control.
¡Eso es imposible, dijo Nis!.Hay movimientos de ondas cerebrales.Tu lo estas viendo.
No, replico Soe.Lo que hay son solo imagenes a traves de una pantalla.Que pueden ser por.....
¡Hay que eliminarlas!Ordeno tajante Nis.Esas imagenes son la subversion desde que en siglos pasados,comenzamos a cambiar sus pensamientos.El pensamiento de todo lo opuesto a Nos.Hay que eliminar lo que Nos no haya creado.Es subversivo.Va contra nuestro control¡Intolerable!.La verdad la hacemos nosotros.Dijo gritando.
Se acerco la hembra Nis 870.000.vicepresidenta en el partido.Hieratica y con aplomo dijo a Nis: No se preocupe, lo haremos.Solo deme algo de tiempo.
¡A usted, a usted la hago responsable! dijo Nis.Se dirigio a Soe y le dijo,colabore con Nis 870.000.
No puedo darle mas de un mes,se retiro diciendo y dando grandes zancadas se alejo.
Nis 870.000. se dirigio a la camilla. Miro aquel cuerpo bajito y fuerte que supuestamente tenian bajo control.Dejeme a solas con el y corte todo tipo de imagenes que se graben hasta que salga.Vamos, deprisa, ordeno a Soe.


No puedo respirar con la nariz.Abro la boca para hacerlo.Tampoco puedo abrir los ojos. Quise coger las gotas nasales, siempre junto a la cama, en la mesilla de noche. No pude. Me concentre para ubicarme.Bien, estoy tumbado. con los ojos cerrados. No se como respiro.¿Estoy en la habitacion donde deberia estar?. No noto el sol. Ni calor ni frio.¿ Siento algo sobre mi cuerpo?.Intentare escuchar algun ruido. No,no hay ninguno.En mis oidos siento algo extraño.En mi nariz, tambien. Parecen tapones, peo no los siento. Me los quitare con la mano.¡ Dios, no puedo moverlas.Las piernas, tampoco!.¿Donde cojones estoy?.
Bueno, tranquilidad y cuando pongo la coletilla, que viene de tranca, me rio.Pero en la cabeza, porque no puedo mover mi cuerpo.Ni siquiera sentir la risa en el.Ahora no puedo pensar. Solo puedo crear imagenes.


Nis 870.000. volvio a mirar aquel cuerpo tendido bajo ella y una sensacion inexplicable, que nunca habia tenido y que no podia asimilar la invadio y dijo: dentro de poco te tendre cogido entre mis manos y aplastare tu resistencia.Se fue de la sala impoluta de cualquier tipo de instrumento. Solo el cuerpo tumbado sobre la camilla plateada suspendida en el aire y el aparato que tenia sobre la cabeza, tan diminuto, que se escondia entre sus cabellos, ahora estaba alli.

Nis 870.000 se dirigio mentalmente a su casa. Pero cambio de opinion y quiso ir tambien fisicamente. Alli acomodo su cuerpo sobre su sofa preferido. Se durmio, pero antes coloco el antisueños a su cabeza. Se desperto de madrugada, viendo con horror que la maquina antisueños, no funcionaba. O eso creyo, porque despues de inspeccionarla, vio que efectivamente funcionaba, al colocarla sobre la cabeza del conejillo de indias Zap.
Inexplicable, se dijo.Para solucionar el problema y huir del suceso, se tomo un Oc, que distribuia gratis el gobierno. Su gobierno. al tomarselo, vio que no le valia para nada. Era un placebo para ahorrar costes a su partido.
Penso en los almacenes ORKS donde estaban todas las requisas de la policia desde hace mas de 200 años. Sopeso los pros y los contras de ir o no. Decidio ir. Su poder abria todas las puertas.
Abra la numero 212.000. ordeno a Ar el encargado de la custodia. Ar, no dijo nada, porque al intentar abrir la boca la mirada de Nis 870.000. lo callo.
Volvio a su casa para disfrutar de lo que se habia llevado. Abrio la caja y desenvolvio un paquetito que ponia marihuana 6000 disfrute 1.000.000 de sensaciones.A continuacion saco una botella de guiski el unico y autentico sabor que no se olvida.
Bebio y fumo y dejo que su cerebro se inundara de todo ello. Pero sabia que le hacia falta halgo mas.Mentalmente, regreso a la sala donde se encontraba el cuerpo yaciente con la ficha: Español Paco, el ultimo torero.


Menos mal que tengo imagenes.Es lo unico que me queda, porque no puedo pensar.Ya se donde estoy.El sol me da en la cara.Siento el olor del mar.Miro hacia abajo y veo mis pies apoyados sobre la arena humeda. Un caracolillo, se queda entre mis dedos, traido por las olas.Estoy solo en la playa.Pero no, a lo lejos vislumbro un cuerpo femenino. Se acerca hacia mi.Pero esta desnudo. Bueno yo tambien y no me importa y aun esta lejos para sentir pudor.La sigo mirando.El viento juguetea con su pelo llevandolo hacia atras.Ya esta a mi lado y me miray ¡por fin he pensado!.Claro,tenia que ser por lo que escribio Julio. Pero, disculpa Julio,un momentito. Porque esos pechos perfectos,duros, firmes.Esas piernas largas y el vientre y el sexo,¡pero tengo una ereccion!.Me roza suavemente, colocando mis cabellos y me inunda mi boca de su boca.La abrazo y me abraza y mi cuerpo es su cuerpo y............



¡Atencion!, grito Nis mientras mentalmente acercaba la camilla del español,Paco, el ultimo torero hacia si mismo. Con un horror indescriptible, se dio cuenta de que podia infectarse. Corran,corran,alejense,ordeno tajante. Todos corrieron fuera de la sala, organizando un barullo impresionante.
La hembra Nis 870.000. tuvo mala fortuna o quizas un cuelgue sobrehumano y tropezo estupidamente, mientras las puertas se cerraban dejandola dentro.
Nis mientras corria a la salida con panico,gritaba infeccion,infeccion.Se escucho una explosion.Luego otra.Algunos cuerpos quedaron tendidos en el suelo. Cadaveres. La infeccion ya estaba en todo el planeta.

Abre los ojos.Ahora eres tu. Escuche las palabras que dulce y suavemente acariciaban mi cerebro, como senti su mano sobre mi cuerpo. Me dijo: que se infecten y le den por el culo al poder,mi torero Paco.

elegia a conan

Quierote perssiguiendote por el jardin,bola peluda.

Enseñote a olvidar el miedo al agua y tirote a la piscina y hagote poner tus patas en la escalera, por si algun dia te caes y puedas salir solo.

Quierote para que Susana, JuanTo y Jorge, me tiren al suelo y tu, me chupes toda la cara, bola peluda.

Quierote que a todos los que esten en la piscina los persigas y aparenten miedo hacia ti y griten tu nombre, Conan, una y otra vez y se tiren al agua y te rieguen la cara peluda y blanca con su boca mientras les ladras.



Hoy,sin embargo,he visto que mientras te morias te meabas.Baje corriendo por la fregona para que tu pis no molestara tu muerte.Te cambie de sitio, con sumo cuidado para limpiarte y te tape con una manta para que no temblaras,cacho hijo puta, que te me vas.

Luego me tumbe a tu lado y para que me miraras, te abria los ojos, que ya no podian verme.



Susana no podia creerlo y decia vamos a urgencias. Ya no, Susana,quiero que se muera aqui,pero ponle la mano en la boca, aun respira, decias.

Ester no se pudo despedir de nosotros como queria,porque subio y puso su mano en el corazon de tu bola peluda y decia no se donde esta el corazon.

Ni Susana ni Ester creian que te pudieras morir, pero antes de que ellas vinieran,quise soplarte la nariz, para dar aire a tus pulmones.No lo hice. Sabia que tu respiracion era una antesala de la muerte y mis caricias y el venga hijo de puta, no te mueras, de nada podian servir.



JuanTo bajo tu bola peluda y llorando yo cavaba tu tumba bajo el olivo.Susana llamaba al veterinario.La acompañaba Ester.Ramon y Jorge seguian a JuanTo y Jorge gritaba que el veterinario decia que hay que cavar hondo, como medio metro.

No quiero discusion por donde tenias que ser enterrado.El olivo lo desenterre yo, junto a Blas, que puso el tractor y el olivo y Porry lo trajo aqui y con su grua y ayuda lo plante yo y aqui bajo el olivo,con la cara de la bola peluda mirando al Norte, te metera Jorge, cuando JuanTo ahonde mas su tumba.



Ahora solo quiero ser Julio,tambien ido, pero que tenia una deliciosa facultad;sacar conejos de la boca.Ni Julio murio porque me enseño, ni tu tampoco, bola peluda Conan,porque cuando quiera, te sacare de mi boca, para volverte a ver y jugar contigo a los huesos.

jueves, 7 de febrero de 2008

ESE INSTANTE.

El calor de Julio inundaba la noche estrellada.
Francisco Javier Victor, abrio las contraventanas de su habitacion.Aun estaban calientes del sol de la tarde. Al abrirlas, imagenes de la niñez trajeron el recuerdo.
El patio de abajo era de pequeños gresites de color rojo intercalados por otros mas pequeños de color blanco. Su geometria era rota por circulos de tierra donde destacaban unos rosales inundados de rosas rojas que aun podia oler.
Se acordo de su madre oliendolos y de su padre,ahora muertos, pero sonreia recordandolos vivos; ahi abajo, a la sombra de la tarde.
Cruzando la carretera, frente a la casa, la nave de pollos y pegada a ella, la casa de la dueña: la madre de Luis, ahora tambien muerta.Todavia oia la algarabia de las ponedoras recien huida la tarde.A la derecha, la casa de su tio Jose Maria, apodado el chato, con sus olivos y su tractor rojo.
Tambien recordo el instante en que su tio junto al patio y a la puerta grande de hierro verde que daba a las cocheras, siempre llena de pajaros, con el tejado a dos aguas y tejas rojas, se bebio de un trago los cinco litros de sangre del guarro recien matado, alli mismo; junto a el.
Y recordo las pequeñas luces; bombillas con sus casquillos, que solo iluminaban trozos diminutos de pared de las casas que habia en las estrechas calles del pueblo.
Asi estaba, apoyado en la ventana, cuando aparecio Mari Luz, para preguntar si iba a cenar.
Ese instante, le jodio un trozo de vida que ya habia olvidado.

domingo, 3 de febrero de 2008

la lluvia

No, no me apetece caminar bajo la lluvia. Con este cielo todo gris, me entristezco. Podria salir y correr bajo ella, como cuando niño y escuchar el golpeteo del agua sobre la tierra, sobre los arboles que agradecidos cambiaban de color para recibirla. Sentir sus lagrimas sobre mi cabeza empadada, pisar los charcos con las botas, mirar al cielo y abrir la boca para beberla, pero eso lo haria si hubiera un arco iris en el horizonte para decir a mi madre: ya no llueve, mira; ha salido el arco iris y ella por fin me dejaria salir diciendome: si, ya puedes salir.Entonces dejaria la tristeza aparcada junto a la chimenea.

viernes, 1 de febrero de 2008

escrituras

escrituras

esa noche

Estaba muy bien comiendo con mi padre y la gente que nos acompañaba.Terminamos muy tarde;si serian las siete cuando deje a mi padre en su casa y vi a un amigo saliendo del portal.Le espere y le dije: sube.

El que estaba tras el volante sereno me dijo que no;que vas a hacer,joder;vete a casa,estas borracho,no puedes conducir. Se fue en ese instante, gritando: tendre que salvarte la vida.

El que abria la puerta a su amigo:vamos a tomar una copa, total por unas mas y continuamos calle arriba.El semaforo en rojo me hizo parar. Una persona igual a mi cruzo el semaforo.Mira, ese es igual que yo, le dije al amigo.Este me miro,bajo del coche corriendo y luego se monto diciendo:no se donde ha ido.

Paramos un poco mas adelante.

El que estaba tras la barra le dijo a mi amigo que debia un dinero de hace tiempo y -no oi su nombre-te lo hara pagar.Me dirigi al camarero y mirandole a los ojos le dije mientras daba un bocado al vaso de tubo y lo masticaba:si le haces algo a mi amigo ya sabes lo que te pasara.

Me dirigi a todo el bar.Voceaba para enfrentarme a todos los que estaban alli.

Me gire para pedir otra copa.Alguien me toco el hombro.Senti el vaso en la cara y la sangre de la nariz que goteaba a chorros.Luego, nada mas.Despues me vi enfrentandome a un monton de tios con la espalda pegada a la pared del edificio.Mas tarde,un espacio de tiempo olvidado, sali del hospital con un dolor profundo en el pecho y con la cara vendada.Me repetia:tengo que llegar al coche.Esta aparcado en un paso de cebra y mañana, se lo llevara la grua. Me subi en el coche y cambiar de marcha era un dolor lacerante en el pecho. Me di cuenta de que me habian roto una costilla. Ese coche era un peugeot 405 sri matricula 3303 jg de Madrid y en el dos sobrinos mios salvaron la vida despues de un siniestro total y uno de ellos estuvo a punto de morir desangrado.

Llame al chalet de mi cuñada para que me diera las llaves de casa y que mi mujer no me viera en ese estado.Mañana llevas tu a los chicos al cole.

Tras unos meses en mi cama,se que el tipo que cruzo el semaforo y que era igual que yo me salvo la vida esa noche y quiza tambien la de mis dos sobrinos

comentario aunque escueza a los que dicen que son rojos

Paseabamos mi padre,d.Manuel saenz de pipaon,don jose olias - todos que en paz descansen-un hermano y yo,por la calle de fernando vl.Cuando de repente d.Manuel dijo que felipe gonzalez nos habia traicionado.No vuelvo a votar a este socialismo y lo demas...


Lo que yo quiero decir es que d.Manuel;comunista y defensor de la republica como comandante -y no como capitan de la republica como he leido en el socialista mentiroso de artilleria- hecho a los italianos de Guadalajara; dio su apoyo, como nos conto en aquella ocasion al socialismo porque queria el apoyo a toda la izquierda y votando al socialismo tendria mas votos para que saliera. De ahi su cabreo despues cuando lo de la otan y demas y los robos manifiestos de muchos de los que luego se llenaron de pasta y que por casualidad eran hijos de tios que eran chivatos para el franquismo. Aparte de que efectivamente,querido profesor,se porque odias a cela.Porque era un chivato.El, segun conto el sabio despistado que era d. Manuel sacaba a la gente de los trenes para que luego los fusilaran.Escribira muy bien,pero una persona escriba o no tiene que tener una moral o por lo menos ser buena persona,sino no sale nada bueno.Ahi estan sus hijos para definirlo.Y viendo ahora a Z.y a los demas se me cae la cara de verguenza,viendo a la gente que antes habia,pero no eran socialistas casi ninguno,sino comunistas.Alguno habia anarquista.Yo viendo el ejemplo tambien los vote.Despues jamas.