RADIO PACHETA

miércoles, 31 de diciembre de 2008

Del librito de relatos pendemos de un hilo;invisible el hijo de puta.

Lo Mató el gato.

Ese hombre alto, con los ojos azules y la nariz roja siempre como tomate, era el encargado de cuidar los garajes recién terminados. Se llamaba Julián. Vivía allí, en una caseta hecha con tablones y una puerta que sobró de los apartamentos.

Tablones llenos de yeso y puerta de lujo. Tenía una cama que era un colchón lleno de manchas tirado sobre palets de ladrillo.

Una mesa de oficina muy vieja le hacía de comedor. Una silla solitária de salón. Una estufa de chimenea. El baño era el del garaje. No tenía que ir muy lejos.

Era enemigo de los gatos. Decía que siempre estropeaban los motores de los coches. Se dedicaba a perseguirlos y matarlos. Por eso aquel garaje olía siempre a pis de rata.

Una noche fuí con Andres a sacar su coche para irnos a casa de su madre. Abrimos la puerta y allí contra una pared, aquel hombre acorraló un gato. Con una pala, el pobre animal, a pesar de saltar y brincar para salvar su vida, recibió el golpe mortal.

Su cabeza se desprendió y miré al hombre con desprecio absoluto.

LLoré como un tonto. Deseé la muerte de Julián.

Dias mas tarde, volví a sacar el coche con Andrés.

El cadaver de Julián era un charco de sangre.

Yacía en el suelo, muy cerca de donde mató al gato.

Al policía alto y grande que luego vino, le juré por Dios, agarrándole de la chaqueta, para que me hiciera caso, que vi el cuerpo de ese gato muerto arañando el cuerpo tumbado del hombre.. Le jure por Dios que vi la cabeza de ese gato muerto mordiendo la cabeza de ese hombre.

No me hizo caso. Andrés, que tambien lo vio aunque era mayor, no dijo nada a la policía y me hizo una seña para que callara.
A PARTIR DE AHORA TODOS LOS ESCRITOS LOS DEDICARÉ A JUAN CARLOS CHIRINOS. MAESTRO.
ACONSEJO A TODOS QUE LE LEAN EN SU BLOG.

Del librito de relatos pendemos de un hilo invisible; el hijo de puta.

SOLO EXISTO YO.


Vuelvo a ver a Felipe. Esta ahí tumbado, tras el cristal. Aquí esta su familia. Los hombres lloran su muerte. Las mujeres, no. Y yo sonrio.
Ahora sé que este no volverá a vivir eternamente aquí. Sus hijas y su mujer, sí. Lo harán por mí. Para mí.
Quiero verlo y despedirme de él. Le doy un beso. Como se lo dí a jesucristo.
No, no me ahorqué después.Es lo que tiene ser traidor a dios, pero tocado por l mano del de la ETERNA SOMBRA.
Este Manuel ya no ardera en el infierno, sino aquí, a dos pasos de mí. Perdonar que no quiera entrar en la iglesia.
Espero a la puerta del crematorio. Quiero ver cómo arde. Me cercioro de que es él.
Tan vacío de sangre como yo, cuando mi mujer se enamoro de jesucristo. Luego se llamaron Felipe, Manuel...
Cada uno de ellos otra y otra vez me engañaron con mi mujer. Vida tras vida, mujer tras mujer.
Todos me engañaron.
Mi AMIGO me echó una manita y a todos los maté en este mundo que ahora es el mío y destruyo poco a poco. No, no irán a lo que se llama cielo ni a lo que se llama infierno. Se han quedado aquí, pero muertos.
Sí, sus mujeres y sus hijas y las mías me quieren y me sirven. Las enamoré y son 666.666.666 y así hasta el infinito, mientras la Tierra exista. Y existirá para mí.
Os despido aquí, en casa de él. He de divertirme con sus hijas y su mujer. Los demás no traicionaron a dios. A mí me lo hizo antes él.


El DEMONIO EN LA TIERRA SOY YO. AQUÍ SOLO EXISTO YO.