RADIO PACHETA

sábado, 27 de febrero de 2010

AHI DONDE NO SE LLEGA ll. PARA EL MAESTRO JUAN CARLOS CHIRINOS Y PUPI Y F. NEIRA

Al cabo de unos días.
- No se vaya, Martinez, porque tiene que volver a esa habitación. Necesitamos algo que nos lleve a algo tangible. Esta mañana ningún político ha ido al congreso y no me sea irónico diciendo que nunca van. Han llamado sus familias al jefe de la Policía diciendo que no saben dónde están y en sus móviles no contestan. Es un desastre, también los alcaldes de algunos pueblos han desaparecido.
-¿Los guardaespaldas saben algo?¿Los chóferes?
- Ellos han dado aviso al ministerio del interior y están como locos buscándolos. Han llamado a los americanos. Y a la Interpol.
- ¿Alguno de esos políticos ha escrito algo?
- Vamos, Martinez, sabe usted como cualquiera de este pais, que casi ninguno de ellos ni siquiera ha leído un libro y el que lo ha escrito ha sido por medio de otro.
- Señor comisario le invito a unas cañas y que les den por culo. Seguro que este país funcionará por sí solo. Y todo lo que España dejará de pagar.
- Es extraño, no suena ya el teléfono ni ningún movil. Venga esas cañas, Martinez.

jueves, 25 de febrero de 2010

ENCADENADO.

Apagó su ordenador y al levantarse a recoger su abrigo, Francisco, con su habitual buen humor, le dijo:
¡EH!, unas cañas en el Deme.
Él pensó: ¡UF! como todos los viernes. Iba a poner una excusa, cuando vio a Alicia que se unía y aceptó.
-----------------------------------

Años después, otro viernes como tantos, pensó en llamar a su mujer: Alicia. Tocó el móvil en el bolsillo y se imaginó diciéndola:
¡Píntate las uñas de rojo intenso! ¡Las de los pies también! Y los labios, muy rojos. Sombrea de negro los párpados de tus ojos y en las pestañas date rimmel para hacerlas más largas. Ponte esa lencería que te realza, las medias negras y el vestido que usaste en la boda de tu hermana, sí, con esos zapatos de aguja.
Y espérame.
-----------------------------------

Francisco le tocó el hombro y le gritó: ¡Qué te pasa, cojones!
Volvió al mundo real y le contestó mientras miraba a todos:
¡Nada que imagino cosas imposibles!
En el preciso instante en que finalizaba la frase, Alicia, sabiendo que él hoy no vendría, salía así vestida de su casa.

sábado, 20 de febrero de 2010

A TODOS LOS QUE ME LEEN. AHÍ, DONDE NO SE LLEGA.

Bañado en sudor caliente me despierto. No puedo volverme a dormir, aunque lo intento. Al levantarme lo primero que hago, es arrimarme a la puerta que da al baño para rascarme.
El leve alivio es poco eficaz, más aún, al notar una especie de bultito ahí donde no llego en la espalda. Intento mirármelo en el espejo del baño. Inútil. No lo puedo ver.
Otro espejo, no, solo hay uno. El peine, con el peine lo toco. De nuevo un ligero alivio. Luego vuelve con más fuerza el picor. Sí es un bultito y parece metálico, pienso al notármelo con el peine.
-------------------------------------

Me lío un cigarrilo y me lo fumo en tres grandes caladas. Toso y poco después siento un hilillo de líquido, que baja de ahí donde no se llega. Me toco donde llego y recogo ese liquido con los dedos. Me lo llevo a la nariz para olerlo. No puedo decir a qué huele, pero tan mal, que corriendo me lavo las manos. Sin embargo, sabe muy bien. No te asustes, pero tienes que pedir ayuda, me digo en la cabeza. Son las tres de la mañana y no conozco a nadie de los que viven en otros cuartos como el mío. Todos pequeños, todos iguales y sin cocina. Con lo bien que me vendría un cuchillo para rascarme.
-------------------------------------

-Alguien oyó a la casera gritar al abrir la puerta de esa habitación. Nadie la vio salir. No sabemos nada de lo que ocurrió en ese hostal. Este papel que le he leído, es lo único que tenemos. Ni sangre ni ninguna huella. Simplemente no están. Ni el que vivía allí, que no sabemos quién es, ni la casera, señor comisario.

domingo, 14 de febrero de 2010

PARA MARTA SIMONET QUE ME LO HA PEDIDO. ¡MAGIA!

Hizo pellas para ir a ver una película. Pero al tener toda la tarde, se llevó un libro de Knut Hamsun.
Sacó su entrada y se sentó a leer. Al levantar la vista, vio a la mujer morena más hermosa que había visto en su vida.
Pensó que ella se sentaría junto a él. Efectivamente, cerrando los ojos, lo vio antes de que ocurriera.
Hacía un frío de cojones y antes de que abrieran las puertas, él se guareció en una esquina.
Ella le siguió y sin duda alguna, se dio cuenta de cómo miraba sus coletas largas de pelo negro y sus ojos y su cuerpo.
A ella le gustó esa mirada, pero no le dijo nada.
De repente, la perdió de vista, cuando el hombre le rompió la entrada para admitir su paso al cine.
-------------------------------------------------------

Colocó su abrigo en la butaca de delante y sabía que ella haría lo mismo, cuando se sentara a su lado.
Las filas delanteras se llenaron y a él se le ocurrió - con un nudo en la garganta - cogerla el abrigo y ponérselo entre las piernas.
Cuando le dio las gracias y le miró a los ojos, se desarmó entre espasmos de incredulidad.
Y ella le habló y él habló y de vez en vez miraban la pantalla, cuando los de alrededor chisteaban para callarlos.
--------------------------------------------------------

Fue así, hablando como salieron del cine y andando se dirigieron al metro, que estaba a tomar por culo.
Y se miraban y abrían la boca con sorpresa viendo cómo eran los dos.
Y en sus ojos se veía deseo por amarse y abrazarse hasta que el mundo explotase.
Cuando ella fue a bajar en su parada, él la dijo que le diera el teléfono.
Ella le dijo que no, mientras pensaba que se perdería la magia.
Él, cada vez que ve en la calle un par de coletas negras, corre a ver de quién son y casi nunca se da cuenta de que ya tiene cincuenta y tres años.

jueves, 11 de febrero de 2010

DEDICADO A MARIA Y MARTA Y SU CABEZAS DE AJO Y A ETAXYS

MARÍA ME DIO EL TITULO ¿O FUE MARTA? VAYA, AÚN LAS CONFUNDO. LO SIENTO

MEJOR SIN DENTADURA

Para ver si por lo menos me sale algo de babilla, dice Alberto al percatarse que no sale nada de nada y vale, para.
Viendo como disfrutas se me planta seguro. Sacaré los aparatos.
Los aparatos: Una bolita de metal que por medio de un cable está conectada a una cajita de plástico llena de pilas. Un pene que Alberto mira y le dice a María suplicándola para que diga sí al recuerdo, que así de gorda era cuando te conocí y María dispuesta al goce, afirma sin ironía.
Alberto mira a María ahí desnuda y no ve sus carnes llenas de piel, que cae arrugada y flácida.
Ve, mira y toca aquella piel tersa y joven que como la del melocotón, eriza los vellos al roce de sus manos duras y que seguramente esa piel no es de María.
Comienza el juego del amor placentero que quiere dar Alberto y ocurre por fin, que ante eso y gracias a las pastillas y al complejo vitamínico que ella le hace tomar, su hombría se planta, pero no sale babillas ni hostias.
Cuando María va por el cuarto orgasmo, tres con el aparato, uno con Alberto, pide que pare y se duerme junto a él.
---------------------------------------------


Antonia, que le toca guardia, camina sin que se le oiga por el pasillo. Abre la puerta de la habitación y roza a Alberto el hombro para que despierte.
Le lleva a su estancia y le dice que si no le come el coño ahora y no le aprieta el clítoris con las encías, le contará todo lo que hace en la residencia a sus dos hijas, que con cariñosos besos y buenas palabras, ¡por fin se lo quitaron de encima!
Y -recalca- sería suficiente para echarte.
Mientras María sigue durmiendo, Alberto hace un gran trabajo a Antonia, que disfruta mientras la lleva al éxtasis con su boca y con el pene, que gracias a su experiencia y a las pilas del aparato, se mueven dentro de los cincuenta años de Antonia.
Mientras ella se retuerce en su placer con grititos ahogados para no despertar al silencio, Alberto, tras dos meses sin correrse, lo hace sobre la cama, con enorme sorpresa.

sábado, 6 de febrero de 2010

HOY EN EL BAR

Pues sí, antes de que viniera mi mujer, que en casa de sus padres los cuidaba, preparé la comida y una vez peladas las patatas y ponerlas en remojo para que soltaran su jugo, porque es bueno para la barriga y de cortar la cebolla y el pimiento verde y guardarlo en plastico, fui a tomar una cerveza, más que nada por si veía al Goyo, que me tiene preocupao por la puta mierda del infarto que le dió y no lo veo al hijoputa porque sa quitao de beber y fumar
-----------------------------------

Pues bien; alguien ha cogido un períodico y ha visto un anuncio del GOBIERNO y nos lo ha enseñao y decía que tienes que comprar bonos y luego el puto logotipo del estao, que es el que nos manda, gritó alguien botellín en mano.
Él viejo dijo: ¡pero qué hijos de puta! Encima quieren que les demos dinero pa que nos sigan robando y ellos viviendo de cojones de bien y lo que tenía en eso del Forum, me lo quitaron. Doce mil euros pa mi jubilación. Y ellos, que piden dinero a los bancos y no los devuelven y yo, con 73 años toda mi puta vida currando y ahora de aquí a ná ni jubilación. Bueno, aún la tengo. Un trago y dice:¡Pero por que me la he ganao! ¡COJONES!
-----------------------------------

Te invito un botijo, dijo Elías al viejo y no te hagas mala sangre. Alguien, creo que el negro con el que está liao la vecina, sí, la Antonia porque el Goyo, ya se sabe, sa quedao en na, dijo: AL FINAL, COMO ELLOS, TOS A ROBAR. Por lo menos aquí se puede, en mi país nos mataban y no preguntaba ni dios, por el muerto digo.

miércoles, 3 de febrero de 2010

NECESITÉ MATARLE

Afirmó, cuando alguien preguntó en el patio de la cárcel, ahora llena de gente más común de lo habitual. Hoy cualquier persona podría ser delincuente, dijo el que antes era albañil y trabajaba con su hermano en una empresa que se fue a tomar por culo. Calla, espera a que hable, dijo otro.
------------------------------

Y el que habló primero decía que al que mató, era al principio buen amigo allí en el pueblo. Luego se alistó en el partido, porque según me dijo quería hacerse rico, sin dar ni golpe. Y lo fue. Lo malo es que sin yo saberlo el hijoputa se había encaprichado de mi mujer y no, no me jodió la vida por ello. Tenía las mejores obras y las más pagadas gracias a él y cuando me reunía en el puticlub, donde íbamos de vez en cuando, siempre me invitaba, lo que yo agradecía. Pero eso era para alejarme de la casa. Hasta que la Antonia, mi primera novia me lo dijo y al principio no la creí.
-------------------------------

Me gustó ver su muerte. Sus ojos me miraban ansiando el retorno a la vida. Lo último que le dije fue:
TE JODES. Siempre has sido desde niño un gran hijo de puta. Me quitabas hasta el bocadillo que hacía mi madre para mi, porque siempre has sido más fuerte, pero con buenas palabras después me pedías perdón. TE JODES.
Volví a meterle la navaja donde más duele, pero ya no hacía falta. Aún así, le clave la navaja veinte veces más, contadas una tras otra por mi, sin sentir ningún tipo de pena. Una por hijo de puta, dos por...y así las conté
---------------------------------

Primero fueron los curas y ahora ellos y sus partidos. Habría que contar las puñaladas que tendríamos que dar a todos los políticos, dijo el que antes era albañil. Es que es imposible quitárselos de encima. Igual que a los curas antes, igual.