RADIO PACHETA

lunes, 6 de abril de 2009

BALANCE XXI: LA NOSTALGIA

Cuando desperté recordé el sueño. El sueño soñado por todos. El de que te toca la puta lotería. A mí me tocó. Pero en el sueño y en el señuelo, regalo todo el dinero. A mi hijo el mayor, le doy una parte. Al otro otra. A mi mujer el resto.
Entonces ocurre que todos se van y me dejan. Y, por fin, sin nada, es cuando realmente soy libre y me siento muy bien.
Y me voy al sur. Al calor del sur. Dejo el coche al borde de la playa. Sin gasoil. Despues le prendo fuego. Y me alejo y simplemente me tumbo en la playa. Escucho romper las olas del mar. Y miro al cielo. Y así, me fundo con el mar. Con el cielo. Y muero. Y luego no puedo respirar. Siento que me ahogo y toso. Y me despierto.
Y así lo escribo. Y así me jodo, porque la puta realidad me dio de lleno. Y no sé cómo. Me siento en el ordenador. Intento escribir y lo único que me sale es esto. Y bebo cerveza. Tras unas cuantas, me salió un escrito ya escrito:
---------------------------------------------------

No debería escribir esto por mis hijos, pero sí,efectivamente, esta música hace que me apetezca subir a un coche y conducir. Ahora, de noche, como hace veintinueve años y bebiendo de esas latas de cerveza del asiento de atrás. Con esos canutos liados al borde del cenicero y con aquella chica, que te miraba como si fueras un héroe, no sabías todavía por qué y parar en aquella playa de Almería para seguir bebiendo y fumando y luego follar sin parar, meciéndote con el sonido relajado de las olas junto al mar y después ver el amanecer ahíto de sexo y encanutado hasta las cejas y borracho hasta el cogote, dormir, dormir, dormir y quedarte muerto junto a aquella chica que te miraba como a un héroe.
---------------------------------------------------

De repente aquí escribieno esto te jodes y de verdad más vale que hubieras muerto y que no tuvieras nada como entonces y que los hijosdeputa que tocan esa música, no se hubieran echo ricos o que hubieran muerto como tú lo quieres ahora y te dices que por esto que te pasa a ti, ahora, algunos de esos músicos murieron por el camino.
Y tú, con 52 años, no estas muerto y debes dos hipotecas que no sabes cómo vas a pagar y tienes un hijo con la edad de cuando aquello ocurrió y otro algo más joven y una mujer y una casa en la playa que no puedes pagar y te jode no ser joven, porque nadie te dará trabajo con 52 años y ya no estas ahíto de canutos, ni puedes follar hasta el amanecer, sino de la puta vida que ahora te hace llorar tras dejar a seres queridos por el camino, al recordarlos y recordar tu niñez, con ellos, tán feliz y el siguiente quiero ser yo, pero no viene la de la guadaña y la espero, engañado, traicionado y la chica que tengo a mi lado, ya no es una chica y me engaña considerándome un héroe porque dice que soy buena persona.
-------------------------------------------------------

Y vuelvo a beber cervezas para ver si lo devuelvo todo escribiendo. Pero aún no estoy lo suficientemente borracho y espero y mientras leo lo de Quevedo:
"No he de callr, por más que con el dedo, ya tocando la boca, o ya en la frente, silencio avises o amenaces miedo. ¿No ha de haber un espíritu valiente? ¿Siempre se ha de sentir lo que se dice? ¿Nunca se ha de decir lo que se siente?
-------------------------------------------------------

Y releo y pienso y me quedo vacío pensando escuchando música de James y vuelvo a los 16 años y al colegio, cuando escuché a este hijoputa, ya muerto, como todo lo bueno.
Y recuerdo con nostalgia la habitación de los chicos de Guinea Ecuatorial. Siete hermanos que dormían en esa habitación. Allí, en ese colegio. Entré y les dije que olía distinto de ls nuestras, los blancos. Y entonces pregunté:¿las nuestras como huelen? Y me dijeron que a cadaver. Y me digo con nostalgia que si hubiera seguido viendolos, mi vida habría cambiado y no tendría nostalgia ¿Sería otra? Mi vida.Mi nostalgia ¿Sería otra?
Y propongo otra, para que sientan que:
-------------------------------------------------------

El tipo que canta allí, subido a ese escenario, sepa que es un mierda. Que es una mierda. A la mierdas, se las pisa, ¿no? Y yo quiero matarlo. Y que sepa que no me dice nada su puta música. Dejo atras a mi mujer, que me dice por señas que a donde voy. Saco mi polla. Se la enseño, haciendo el gesto de mear. Nadie se entera. Todos miran al tipo que quiere engañarme; allí subido a ese escenario. No meo ahí mismo- porque mancharía a todos los demás y a pesar de mi odio, a mí, no me gustaría que algún hijoputa me meara. Si fuera mujer sería distinto y miro a los que a mi alrededor saltan estúpidamente, gritando las canciones que el de ahí arriba canta.
Voy efectivamente a mear. Salgo del escenario. Un huevo de gente va a lo mismo que yo. Hago cola. Para aliviar la cola. Ya completamente llena de pis. No voy a conseguirlo. Me salgo de la cola. Decidido, entro allá al fondo, donde un grupo de gorilas esperan en una entrada. Paso sin mirarles. Justo. Cuando alguien quiere pasar desapercibido lo consigue. Mi pelo largo y mi edad hacen el resto. No me dicen nada. Ni me miran.
Meo donde el famoso cantante mea. Espero. Abro el frigorífico y saco una cerveza de las que el cantante anuncia por televisión ¿o era guiski? Me la bebo. Miro todo a mi alrededor. No es muy cómodo el sitio. Lo típico de un pueblo alrededor de Madrid. No sé como lo llaman; patronato de cultura o algo así. Me río estúpidamente. Alguna vez se acabará, me digo, mientras los gritos y la puta mierda de música de ese tipo asqueroso suena en mis oídos. Mi mujer me estará buscando, pienso. No muy preocupada, porque el jovencito de al lado, un Bruce Lee de 1,90, la ha mirado un par de veces, meneando la cabeza diciendo que sí y cerrando los ojos el hijo de la gran puta, despues de echarle esa mirada, el muy cabrón, que a lo mejor luego soy yo. Despues me miró a mí y ya me ib a mear.
ESPERO. ESPERO. ESPERO.
El sonido se apaga. Me coloco tras la puerta. Miro por la mirilla. Llego él el primero. Suerte, me digo. La abre. Cuando entra, no le da tiempo a verme. Me abalanzo y le rompo el cuello, como me enseñó el amigo y maestro coreano. ¡ Por fin !, me digo, un hijoputa menos. Y ya no siento NOSTALGIA.

6 comentarios:

Elisa Berna Martínez dijo...

Hatoro, gracias por asomarte a mi balcón y por descubrirme tu casa. Pasaré por aquí a leer tus peripecias. Un abrazo!

Dixie dijo...

Vaya, qué forma de escribir. Creo que es extraño, pero me tranquiliza bastante el texto. Es como si dijeras todas las mentadas de madre que yo quiero gritar a diario.

Hijo de puta ese vocalista. Pura mierda, de seguro era de pop...

Emma dijo...

No sé qué decirte hatoros... he leído embobada... La nostalgia en este caso lleva mucha tristeza y odio consigo.
Me inquieta todo lo que escribes... y me desconcierta... prefiero pensar que es pura invención.
Besos hatoros.

hatoros dijo...

GRACIAS LAS QUE TÚ TIENES, QUERIDA ELISA.UN BESO.
DIXIE,GRACIAS POR ESCRIBIR Y PASARTE POR AQUÍ.
NO TE INQUIETES QUERIDA EMMAHERMANA.NO SOY TÁN MALO.UN BESO AMIGA.

Mi vida en 20 kg. dijo...

Uy, se me pararon los pelos..entre nervio, pena, nostalgia....

Un abrazo, gracias por tu visita

hatoros dijo...

GRACIAS POR LA TUYA, AMIGA.