RADIO PACHETA

lunes, 30 de marzo de 2009

BALANCE VI: Y ENTONCES, LA VI.

Naturalmente, a doña Ester, no le podía decir mi nombre real: Victor Hatoros.
Gracias a Sucks y a las reformas físicas que me hice en su planeta, yo era una persona como la que fui a los veinticinco años. Sabiendo como una persona de sesenta y siete años, con el dinero que me diera la gana, no tendría problemas. Hasta me atreví con Sucks a comprar una bodega de renombre en la Ribera del Duero. Como es lógico, solo para bebernos el vino y, por tanto, como si no la hubiéramos comprado, porque pertenecía a la misma familia.
------------------------------------------------------------------

Claro que cuando vinieron los amigos de Sucks, solo dejamos la añada que estaba en el campo, y así compramos todas las bodegas. Era digno de ver cómo se cargaban de barricas los ovnis mercantes. Dejaron tres sin cargar, para que la gente disfrutara sus vinos, y, para evitar males mayores, los repartieron entre la población, ya que en el Duero casi no había agua, porque la chuparon con sus aparatos y a pesar de la tecnología del planeta de Sucks, cuando un paisano de allí, se pone cabezón, hay que matarlo para que no luche hasta la muerte y viendo como se hacía el vino, preferían hacerlo en su planeta.
--------------------------------------------------------------------

Por lo tanto, hicieron llover, a rachas, para devolver al río su caudal y no estropear la cosecha. De esta manera evitaron que los echaran. Digo a los amigos de Sucks. Después amablemente, pagando como a jugadores de futbol, de los cracks, invitaron a algunos entendidos a su planeta. Pero eso es otra historia que a lo mejor escribo otro día.
--------------------------------------------------------------------

Yo entonces, estaba hablando con doña Ester en el edificio que llevaba mi nombre y ella, no sabía quién era yo.
- Le pregunté:¿no envejecera nunca, verdad?
- Tendrá que ir al instituto más próximo de donde viva, todos los años. Tiene que pasar un mantenimiento, es natural.
- Ustedes me quitaron algo del cerebro, para que se amoldara a mí. ¿Que mantenimiento es ese? Y ¿cuanto me costara?.
Más que nada, lo pregunté para ganar tiempo, ya que vi a mi mujer, Susana(a la que todavía no había visto desde que me fui con Sucks), saliendo por la puerta principal del edificio. Estaba tan hermosa, como cuando la conocí en el siglo XX.
---------------------------------------------------------------------

A pesar de la reforma que me hice en el planeta de Sucks, me entró un vahído que hizo que el sofá-bar-masaje más próximo, me sentara en el.
Me quería dar agua el gilipollas, para que me reanimara, por lo que le pedí una botella de Vega Sicilia, del año anterior, sabiendo que no quedaban de años anteriores. Es muy cara, me dijo el sofá-bar-masaje. No importa por Blend, tráigala ya, contesté cabreado.
Doña Ester se alarmó e hizo llamar a doña Shein, una amiga de Jorge y encargada médica y bióloga del edificio. Me llenaron de lo que en el pasado serían cables y sondas y estuve enseguida aceptablemente bien.
----------------------------------------------------------------------

Pero no podía dejar de pensar ni de llorar por aquellos años, tremendamente cortos, llenos de dificultades y también llenos de amor, de vez en cuando.
Amablemente, doña Ester, me dejo una réplica de Angelina Jolie de su primera época.
Dijo que gratis, pero sé que me lo cobrarían, cuando mi robotpersonamujer,(ahora llamados RPM a las mujeres y RPH, a los hombres, para abreviar), estuviera lista.
El diligente Carlos, instructor de conductores en la compañía, nos llevó al hotel.

3 comentarios:

hargos dijo...

mi querido amigo gracias por tus comentarios y te pido disculpas por no pasar mas amenudo, pero que sepas que te leo, los premios son tuyos tambien y seria un honor para mi que los aceptaras , un fuerte abrazo

Emma dijo...

"Pero no podía dejar de pensar ni de llorar por aquellos años..."

Y todo lo que se perdió...

hatoros dijo...

QUERIDO AMIGO HARGOS:
LO QUE ME GUSTA LO HE DE COMENTAR, SI PUEDO ENTRAR.
LOS PREMIOS QUE TÚ RECIBES
MIOS NO SON.
OTRA COSA ES QUE LEYENDOTE
ME DIGA A MÍ MISMO:
QUÉ MERECIDOS
LOS TIENE ESTE AMIGO,
¡SI, SEÑOR!
Y CUANDO HARGOS ME DICE
TUYOS SON,
PIENSO EN LOS COJONES
QUE COMO MELONES
TIENE MI AMIGO HARGOS
QUE ME LO DICE DE CORAZÓN.
PORQUE TÍO, ERES COJONUDO.
SIEMPRE QUERIDA EMMA NO DEJAREMOS DE LLORAR POR ALGUNOS AÑOS, QUE ABANDONAMOS ESTÚPIDAMENTE