RADIO PACHETA

jueves, 5 de marzo de 2009

Mientras bebía una cerveza en el jardín

Me di cuenta de que si estuviera sordo sería una delicia no escuchar el ruido asqueroso de una máquina, que cercana contra el suelo golpeando tumbtumbtumb
Porque mientras miraba los arboles estaba lo que se dice zen, o como Santa Teresa, cuando veía a Cristo.
Esos arboles me hablaban, sobre todo el ciprés, frente a mí espigadoverdeoscuro.
Hasta que el martillo me rompió la mañana.
Y salí del zen y luego pensé que si estuviera sordo, no podría escuchar música y entonces me sentí muy triste porque la música... Sobre todo aquellos de la clásica o la hindú o la flauta japonesa, o incluso la que se hace ahora, poca, por desgracia.
Y pensé: cada tipo de música, un tipo de sentimiento. Y me pregunte si un sordo de nacimiento, podría estudiar música y me dije que tendría que preguntarle a alguno.
Y hable con Susana sobre esto y me dijo que peor es estar ciego y asentí.
Dejé de escribir y me puse a observar el abeto del jardín; su color verde recortado contra el azul del cielo, mientras pensaba en la suerte que tengo por no estar ni sordo ni ciego.

4 comentarios:

Adrianina dijo...

Aunque los sonidos del silencio suelen inspirar a los que escribimos, que no se hagan eternos por favor...

Buena reflexión.
Te dejo un beso y te sigo leyendo.:-)

Manolo Jiménez dijo...

Los hay que con sus cinco sentidos corporales hábiles son sordor, ciegos...

Tú tienes algo más que cinco sentidos.

Abrazos.
Manolo

Sol dijo...

vivir en un mundo de silencio u obscuridad??? oh no no! en todo caso uno solo.

tengo un amigo no vidente. es increible, pero el conoce a las personas por su tono de voz, y si te ha escuchado hablar una sola vez, la segunda ya sabe quien eres.
odia que fume tanto, asique me rosa los blosillos, y con habilidad de ladron de joyas me los saca y los tira a la calle.

entonces mi amigo ve con los oidos, o con las manos, con la nariz. el mundo es menos negro para el que para mi, eso te lo puedo apostar.

con la sordera, bueno, con la sordera es todo un tema, estoy condenada a ser sorda, ya me cuesta un poco escuchar. toda mi familia paterna tiene problemas de audicion, la vamos perdiendo con los anios (no tengo enie en esta maquina). asique se que quizas en cuarenta o cincuenta anios, si no me muero antes, voy a escuchar lo mismo que un potus.

Maldita herencia de familia!!! igual que los dedos de mis pies... pero eso te lo cuento en otro post...

besos alunares!

gracias por pasar a conocer mi blog

hatoros dijo...

Adrianina amada.Gracias.¡OH, LO DE JULIO!.
Creo que todos los que he leido incluyendote, tienen algo más que cinco sentidos. Los que deberían tener todos los políticos.Muchas gracias, amigo Manolo.
Tu blog es precioso como tu nombre SOL y siento lo de tu enfermedad.
Tuve un tío que se llamó Teodulfo y se quedó ciego por la diabetes.
Ahora me acuerdo de él.
Gracias por escribir